Arremeten contra sindicatos de la UMSNH

Al igual que las universidades públicas de Nayarit, Chiapas, Veracruz, Morelos, Chihuahua y Baja California la UMSNH inició 2020 con serios problemas financieros que han sido ignorados por los gobiernos local y Federal.

Julían Mendoza

2020-02-10
Ciudad de México

El nuevo rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Raúl Cárdenas Navarro, intenta recuperar la capacidad financiera de ésta –en 2019 padeció un déficit financiero de 996 millones de pesos (mdp)– valiéndose de prácticas que atentan contra los derechos laborales de sus trabajadores.

Al igual que las universidades públicas de Nayarit, Chiapas, Veracruz, Morelos, Chihuahua y Baja California la UMSNH inició 2020 con serios problemas financieros que han sido ignorados por los gobiernos local y Federal. El Consejo Universitario acordó un proyecto de Presupuesto de Ingresos y Egresos 2020, cuyo monto era de cuatro mil 211 millones 913 mil pesos (4.79 por ciento mayor al del año pasado), pero el Congreso de Michoacán solo autorizó dos mil 854 millones 980 mil 913 pesos, cantidad que no permite cubrir los gastos requeridos por una matrícula escolar de más de 55 mil alumnos.

La crisis financiera de la Universidad Nicolaita se produjo por una serie de prácticas político-administrativas erráticas que propiciaron un déficit de 22 mil 390 mdp en las finanzas del gobierno estatal y la ubicación de Michoacán como la sexta entidad más endeudada de México, según la Subcomisión de Seguimiento a Participaciones Federales y Deuda Pública, del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados (CEFP).

La más reciente de estas políticas se aplicó en diciembre de 2019, cuando el gobernador Silvano Aureoles Conejo propuso, al Congreso de Michoacán, la contratación de una deuda por cuatro mil mdp para reestructurar el pasivo gubernamental de más de 17 mil mdp, crear un fondo de reservas y financiar obras de infraestructura pública.

Las críticas se orientaron de inmediato contra Aureoles y la Cámara de Diputados local, pues tal proyecto de gasto no contempló la situación de la máxima casa de estudios del estado, cuyos trabajadores docentes enfrentan problemas de ingresos que los obligaron a movilizarse y declararse en huelga.

Este movimiento, sin embargo, es diferente a los habituales; el pasado 17 de enero, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) lo dictaminó como “huelga de puertas abiertas” porque, en palabras de Ernesto Villanueva, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), no ha traído consigo la toma de instalaciones ni la parálisis integral de la institución y ha dejado que funcionen “diversos servicios ajenos a la actividad docente y de investigación”.

El Sindicato de Profesores de la Universidad Nicolaita (SUEUM) demanda el pago de 75 por ciento del aguinaldo de 2019, ya que el año anterior, el Ejecutivo estatal recibió de la Federación un recurso extraordinario de 550 mdp, cuyo objetivo era cubrir necesidades de la máxima casa de estudios, pero el gobierno de Aureoles condicionó tal entrega a la activación de la reforma al sistema de jubilaciones y pensiones de los trabajadores universitarios.

 De acuerdo con el tesorero de la UMSNH, Rodrigo Gómez Monge, con este condicionamiento, el gobierno estatal pretende restablecer la viabilidad financiera de la universidad mediante la sustitución del régimen de pensiones vigente por un fondo de retiro que, complementado con las pensiones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se integraría con aportaciones del personal docente, administrativo y manual para jubilarlos a partir de los 65 años cumplidos y 35 años de tiempo de trabajo efectivo.

“Nos quieren obligar a aceptar una reforma”

En entrevista con buzos, Juan Guevara Mendoza, secretario de Trabajo y Conflictos del SUEUM, denunció que el rector Cárdenas Navarro condicionó el pago de salarios de diciembre de 2019 y las prestaciones de fin del año y principios de 2020 –aguinaldo, prima vacacional, bonos de canasta navideña y Día de Reyes– para presionar al sindicato al proyecto de reforma a las pensiones.

Guevara Mendoza afirmó, asimismo, que en la primera quincena de enero no se efectuó el pago de las despensas en especie ni de ninguna prestación ligada al salario, pese a que forman parte de éste, según la cláusula 27, segundo párrafo, inciso C, del Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) que la UMSNH suscribió con el sindicato.

“Desde el año pasado, en agosto, hubo reunión con el Consejo General de Huelga de nuestro sindicato. Se expuso la propuesta en torno a la reforma al sistema de jubilaciones y pensiones. En este contexto, hay dos rubros que nos afectan directamente a nosotros como agremiados. El rector quiere modificar el Artículo 29o de la Ley Orgánica de la Universidad Michoacana, ya que en su propuesta se ordena la renuncia de los derechos laborales al momento de nuestro retiro. Con este cambio sí podemos jubilamos a los 25 años de servicio; pero esta modificación trae dos trampas; una es quitarle la responsabilidad legal a la universidad para atendernos como extrabajadores agremiados a nivel sindical, así como la creación de un fideicomiso que genere un fondo de ahorro retroactivo para los empleados”.

La Ley Orgánica de la Universidad Michoacana, en su capítulo cuarto, Artículo 29º, establece que los trabajadores con 25 años cumplidos de servicios a la institución, podrán ejercer su jubilación con derecho al pago de una pensión que no será inferior al salario, con el que se retiren. El monto de aquella, a su vez, deberá gozar de “(...) los aumentos acumulables en los términos del reglamento correspondiente y los contratos colectivos”.

El dirigente sindical aseguró que el rector Cárdenas Navarro tiene un estrecho vínculo político con el gobernador Aureoles Conejo, que ambos intentan perjudicar los derechos laborales de los trabajadores de la Universidad Nicolaita y que la Federación no los está ayudando en su lucha laboral.

“Entendemos que es la política que traen desde la Secretaría de Educación Pública (SEP) y en el gobierno del estado de Michoacán va sobre las prestaciones no ligadas con los salarios, que no están reconocidas ante la propia SEP. De esta manera, el subsecretario de Educación, Francisco Luciano Concheiro Bórquez, tiene puestos los ojos en los contratos colectivos de trabajo de las universidades. Esto contradice el discurso del Presidente de la República, quien ha dicho que respetará los derechos adquiridos por los trabajadores en las revisiones contractuales y las conquistas históricas de las organizaciones sindicales”.

Este semanario accedió al testimonio de Tamara Lizete Páramo San German, quien labora en el servicio de Control Escolar de la Preparatoria No. 2 de la UMSNH Ingeniero Pascual Ortiz Rubio, quien padece en su economía familiar por el incumplimiento de pagos salariales y prestaciones sociales.

“Me gusta mi empleo, con él puedo cubrir necesidades básicas. Es un buen trabajo; yo lo respeto y valoro mucho. Sin embargo, la verdad no he podido pagar mi renta de diciembre y enero, tengo un préstamo bancario, el cual me quitó todo. Quedé debiendo aún con esta única quincena que nos pagaron, la cual no fue completa. No he podido pagar la universidad de mi hijo mayor”.

Tamara Lizete declaró contundentemente su oposición ante la propuesta de reforma al sistema de jubilaciones y pensiones para los trabajadores de la Universidad Michoacana:

“Creo que es una trampa, nos quieren obligar a aceptar una reforma que justifica el mal manejo del dinero. Pretenden hacernos creer que es por nuestro sueldo que no alcanza, pero los gastos millonarios de unos cuantos y la corrupción son el verdadero problema. La reforma pretende congelar los sueldos de los ya jubilados, quitarnos las jubilaciones y dejarnos una pensión que únicamente la darían hasta los 65 años. Se trata de irnos quitando prestaciones sindicales”.

En una pugna de carácter político, el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Michoacana (Stumich) amenaza con desestabilizar el padrón del SUEUM. El pasado 23 de enero, Armando Rangel Díaz, quien lidera el Stumich, determinó que el Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) podría pasar a su organización si se concluye un proceso de afiliación con 400 trabajadores nicolaitas.

En contraste, Eduardo Tena Flores, titular del SUEUM, presentó, ante los medios de comunicación, un documento con el que se abre la oportunidad a 391 empleados de la Universidad Michoacana para incorporarse a dicho gremio, que actualmente ostenta la titularidad del CCT.

Universidad Michoacana: futuro incierto

La disparidad de la matrícula en la UMSNH aumenta con la asignación de sus presupuestos anuales; y el déficit financiero de 996 mdp que arrastra desde 2019 socava de manera permanente su operatividad administrativa y financiera. Este panorama se enturbia aun más cuando el Gobierno Federal actual, empeñado en deslindarse de las “viejas administraciones” anteriores, quiere legitimarse con la creación de sus “propias universidades” y desentenderse de las instituciones de educación superior que existen desde hace décadas.

A finales de enero del presente año, el gobernador Aureoles Conejo y el titular de la SEP, Esteban Moctezuma Barragán, firmaron un convenio por el que el Gobierno Federal asumirá el pago de salarios a los maestros. Con este acuerdo, se legitimó la precarización del financiamiento educativo en la entidad y se reforzó el empecinamiento centralizador de la actual administración federal.