En riesgo, la sustentabilidad de Pátzcuaro

El Lago de Pátzcuaro, referente geográfico y cultural del estado de Michoacán, se halla actualmente en condiciones desfavorables de sustentabilidad ecológica, hídrica, cultural y humana.

Julían Mendoza

2020-01-05
Ciudad de México

Fotos: Julían Mendoza

El Lago de Pátzcuaro, referente geográfico y cultural del estado de Michoacán, se halla actualmente en condiciones desfavorables de sustentabilidad ecológica, hídrica, cultural y humana, ya que su cuenca lacustre de 929 kilómetros cuadrados, sus islas y sus municipios ribereños ─Pátzcuaro, Erongarícuaro, Tzintzuntzan y Quiroga─ pronostican un periodo crítico.

En los últimos 60 años, el Lago de Pátzcuaro ha perdido más de 40 kilómetros de superficie hídrica y 2.6 kilómetros de profundidad. El principal factor degradante responde a la explosión demográfica, obviamente asociada a la explotación de los recursos naturales, el turismo, la pesquería, la agricultura y la ganadería. En 2014, la profundidad del lago osciló entre los cinco y los ocho metros, mientras que su extensión era de 262 kilómetros cuadrados. 

El ecosistema de esta región lacustre empezó a sufrir alteraciones a partir de 1980. Fue entonces cuando se inició su descenso en superficie y profundidad. En 2009, Sergio Vargas y Nohora Guzmán presentaron el trabajo Deterioro de la cuenca del lago de Pátzcuaro. Cambios en la identidad étnica purépecha, donde enuncian algunos de los factores que han intervenido en este fenómeno ambiental.

Entre los principales factores de alteración, destacaron la erosión y el cambio de uso de suelo aledaños; la escasa infraestructura de saneamiento, deforestación y contaminación inducida de suelo y agua.

lago

De acuerdo con el Plan de Desarrollo Municipal 2018–2021, Pátzcuaro, una de las principales causas de la contaminación en la región lacustre michoacana es el crecimiento de la mancha urbana, que ha propiciado un ambiente desfavorable para el uso de los suelos y, por tanto, la conducción de azolves en el lago. El 33 por ciento de los residuos sólidos, vinculados con basura, son conducidos al agua de esta superficie lacustre.

El documento informa, asimismo, que Pátzcuaro ha perdido más de 10 mil hectáreas de bosque en los últimos 30 años. Se trata de un aspecto vinculado, entre otros factores, al crecimiento desbordado de la producción de aguacate en la región forestal de Michoacán.

El factor humano es el principal contaminante: Joaquín Garduño

El rescate del Lago de Pátzcuaro no ha recibido la atención adecuada proveniente de las dependencias gubernamentales competentes. En días pasados, buzos se comunicó con la Secretaría de Turismo de Pátzcuaro para solicitar una entrevista relacionada con el deterioro del lago, pero su directora, Citlali Obregón, consideró el tema “delicado” y no acordó ninguna cita con este semanario.

En contraste, el director de Ecología y Medio Ambiente de Pátzcuaro, Joaquín Garduño Maya, abordó el tema con transparencia y afirmó que la contaminación y el descenso del área lacustre es multifactorial y citó algunas de las especies endémicas consideradas en riesgo.

“Hay muchos factores en el fenómeno de la contaminación y la disminución del agua del lago. El humano es uno de los principales. Los azolves que están en éste son consecuencia de las actividades humanas, que traen nutrientes: vitaminas, minerales, todo lo que es benéfico para el crecimiento de otras plantas. Ejemplo de ello es el lirio. Es un círculo que afecta las condiciones ecológicas del lago”.

director

“Actualmente, las especies acuáticas endémicas del lago son el pescado blanco y el achoque. Nosotros, como municipio, apoyamos algunas acciones, pero, como se sabe, el Lago de Pátzcuaro es un humedal de carácter federal. Este trabajo lo hemos enfocado en la conservación de las especies y la vegetación. Algunas especies que están protegidas se encuentran en el comercio aquí en el municipio”.

Además de lo expuesto, Garduño mencionó que el municipio, a pesar del plan de austeridad presupuestal federal; pero en el ámbito de su competencia, realiza algunas tareas específicas para rescatar la ecología de la cuenca del lago patzcuarense.

“Como apenas va un año de Gobierno [Federal], no hemos visto que se haya disminuido la labor. Los organismos han seguido trabajando igual. El programa que se ha establecido para el rescate del lago de Pátzcuaro no se ha detenido. Las acciones que hemos implementado son manejo de residuos sólidos, para evitar que terminen en el fondo del lago revueltos entre el azolve; así como el manejo de plásticos, suprimiendo los microplásticos que se encuentran suspendidos en el agua. Adicionalmente, trabajamos con locatarios y comerciantes ambulantes acerca del uso y desecho de grasas y/o aceites que podrían terminar en el fondo del lago”.

El funcionario municipal aseveró que se trata de un fenómeno donde intervienen los aspectos humano y natural, por lo que es necesario estructurar políticas públicas que sancionen legalmente a quienes destruyen el ecosistema del lago. “Todo es una consecuencia del manejo inadecuado de residuos. Algunos pobladores tiran sus desechos en el río Guani, que es el principal abastecedor hídrico del lago. Los residuos van desde basura, productos químicos, medicinas, grasas, aceites, entre otros.  En esta administración se aplicarán sanciones ante algún incumplimiento al Reglamento para el Manejo Integral de los Residuos Sólidos. Asimismo, estamos trabajando con el Instituto Tecnológico de Pátzcuaro (ITSPA), en torno a la manipulación de agroquímicos para contrarrestar las afectaciones provocadas por pesticidas, recipientes, etcétera”.

lago

Como parte de los esfuerzos por regular las condiciones técnicas de operación y saneamiento en el lago patzcuarense, el titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet), Ricardo Luna García, anunció, a finales de noviembre pasado, la posible reactivación de seis plantas tratadoras de aguas residuales y la promoción de actividades para disminuir las cantidades de yerba, lirio y carrizo.

Antorcha Campesina gestiona recursos para el lago

En noviembre de 2018, Omar Carreón Abud, diputado de la LXXIV Legislatura del Congreso de Michoacán y líder del Movimiento Antorchista en el estado, propuso una iniciativa, cuyo principal objetivo está en crear un fideicomiso para la protección y el saneamiento de la zona lacustre. A partir de ello, Carreón Abud, con el grupo “Rescate del lago de Pátzcuaro”, iniciaron trabajos ambientales integrales que, en Cerro Blanco, se tradujeron en la plantación de 30 mil árboles.

El Movimiento Antorchista solicitó, además, la intervención de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), así como de la Comisión Estatal de Agua y Gestión de Cuencas (CEAC), para que, de manera conjunta e interinstitucional, contrarresten el proceso de desecación del lago y propicien su equilibrio ecológico.

El trabajo de Carreón Abud en pro del rescate del Lago de Pátzcuaro no se ha detenido. El 29 de octubre del presente año, se presentó en la Plaza Don Vasco de Quiroga, situada en el Centro Histórico de Pátzcuaro, y con la compañía de 250 militantes de Antorcha Campesina encabezó una serie de actividades artísticas para demandar pacíficamente la atención a los problemas de justicia social que afectan a los habitantes de la región lacustre de Michoacán.

lago

Carreón Abud señaló que pese a su posicionamiento como la 15ª economía mundial, México padece una desigualdad desproporcionada y en extremo injusta. Por ello, concluyó, resulta fundamental la estructuración de un plan estratégico pertinente para los tres niveles de gobierno respecto al rescate del lago. Así, las condiciones ecológicas, sociales y económicas de la región generarán armonía en la relación sociedad-naturaleza, que destaca la reconstrucción técnica de las plantas tratadoras de aguas residuales.

“El lago lo es todo para nosotros”

Al llegar a la isla Janitzio, ubicada a 5.3 kilómetros del Muelle General de Pátzcuaro, nos encontramos con Ángel Guzmán López quien, al igual que miles de habitantes, dedica su vida al comercio, la pesca y agricultura y actividades productivas vinculadas a la cuenca. Tiene 26 años, es oriundo de Janitzio y, desde hace una década, vende agua embotellada, frituras y cervezas en las orillas de la isla. Gracias a su oficio, ha observado los cambios en el medio ambiente lacustre.

“Estamos contaminados. La verdad, ha sido por falta de plantas tratadoras de agua. Si usted ve, el agua tiene un color verdoso. Falta que traten las aguas negras. Necesitamos ayuda, aquí tenemos todo en el pueblo de Janitzio”.

Los altos niveles de polución en el lago determinan los riesgos que enfrenta varias especies endémicas. De acuerdo con los investigadores Vargas y Guzmán, entre éstas se encuentran el pescado blanco, el charal blanco, prieto y pinto, la acúmara, la chegua, el choromu y el tiro. Asimismo, como especies inducidas —aquellas que no son nativas de la región geográfica adonde se les envía para su desarrollo ecosistémico— están la lobina negra, la carpa, la carpa herbívora y la mojarra.

lago

Como habitante de Janitzio y contribuyente de la economía michoacana, Ángel demanda la pronta intervención gubernamental para frenar la inminente crisis de sustentabilidad que se cierne sobre la región patzcuarense. “El lago de Pátzcuaro lo es todo para nosotros, porque de él vivimos. A la vuelta del lago se dedican a la pesca; nosotros, al comercio, al turismo. Pero, fíjese, el pescado blanco y la acúmara ya se están extinguiendo. Necesitamos que se rescate el lago. Hemos recurrido a otro tipo de trabajos, como la albañilería, porque a veces la gente no compra porque piensa que está contaminada el agua. Imagínese que ya no se pudiera pescar ¿Qué haría la gente que vive de eso?”

También están en riesgo los habitantes

Al nombre Pátzcuaro se le han atribuido diversos significados. Uno es lugar de alegría; otro lugar donde tiñen de negro y, otros más, lugar de cimientos y puerta del cielo, todos  asociados a conceptos de contenido social y religioso. Es así como se ha posicionado a nivel nacional e internacional, como un referente turístico, histórico y cultural de México.

En 2002, fue incorporado al programa Pueblos Mágicos de México y 2005 recibió el nombramiento de sitio Ramsar, convención relativa a los humedales de importancia internacional instituida en 1971.

Las condiciones ecosistémicas actuales del lago de Pátzcuaro son objeto de incertidumbre entre sus habitantes, ya que el concepto de autosustentabilidad está en boga debido a las nuevas dinámicas de productividad que se practican en la zona lacustre. El cambio de uso de suelo, la contaminación, deforestación y la falta de infraestructura de saneamiento son algunos de los ejes del tratamiento integral del lago.

Las proyecciones expuestas en el Plan de Desarrollo Municipal 2018 – 2021, Pátzcuaro, con respecto al desarrollo ecológico del lago son desalentadoras. A manera de análisis Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA), se describen, como principales fallas a nivel ambiental: la insuficiente capacidad para el tratamiento de aguas residuales, el incumplimiento de obras públicas, la desactualización de un plan de desarrollo urbano y pesquero, así como el escaso rigor en materia de sanciones administrativas para los habitantes, empresas y funcionarios públicos. Paralelamente, en el contexto político, se cita la reducción en las transferencias económicas de tipo federal, ordenadas por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

La regulación del equilibrio en el ecosistema del lago de Pátzcuaro puede concretarse como una nueva perspectiva ambiental, política y social, que permitiría evidenciar estrategias pertinentes para afrontar las catastróficas condiciones del cambio climático a nivel global.

lago