Reprueba México en lectura, matemáticas y ciencias

1 de cada 10 estudiantes en los países de la OCDE, y 1 de cada 4 en Singapur, se desempeñan en los niveles más altos en lectura.

Trinidad González

2019-12-03
Ciudad de México

Ciudad de México. - La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentó este martes los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos 2018 (PISA). En él, evidenció que un 35 por ciento estudiantes mexicanos de 15 años obtuvieron un nivel mínimo de lectura, matemáticas y ciencias, y apenas el 1 por ciento logró niveles altos de evaluación.

Dio a conocer que uno de cada cuatro estudiantes en los países de la OCDE no puede completar incluso las tareas de lectura más básicas, lo que significa que es probable que tengan dificultades para encontrar su camino en la vida en un mundo digital cada vez más volátil. Este es uno de los hallazgos de la última prueba de educación global PISA de la OCDE, que evalúa la calidad, la equidad y la eficiencia de los sistemas escolares.

PISA 2018 evaluó a alrededor de 600 mil estudiantes de 15 años en 79 países y economías en lectura, ciencias y matemáticas. El enfoque principal estaba en la lectura, con la mayoría de los estudiantes haciendo la prueba en computadora.

Participaron 10 países de América Latina (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, México, Panamá, Perú y Uruguay).

En lectura, México ocupó el lugar 53 con un puntaje de 420 puntos, por debajo del promedio general que fue de 487. En ciencia, la posición 57, con un puntaje de 419 y en matemáticas hasta el lugar 61, con aneas 409 puntos.

Chile es el país latinoamericano mejor evaluado en la prueba de lectura y ciencias, ocupa el lugar 43 y 45 respectivamente, mientras que en matemáticas es Uruguay, en el lugar 58.

Brecha de tres años entre estudiantes ricos y pobres

La mayoría de los países, particularmente en el mundo desarrollado, han visto pocas mejoras en su desempeño durante la última década, a pesar de que el gasto en educación aumentó en un 15 por ciento durante el mismo período. En lectura, Beijing, Shanghai, Jiangsu y Zhejiang (China), junto con Singapur, obtuvieron puntajes significativamente más altos que otros países. Los principales países de la OCDE fueron Estonia, Canadá, Finlandia e Irlanda.

"Sin la educación adecuada, los jóvenes languidecerán al margen de la sociedad, incapaces de enfrentar los desafíos del futuro mundo del trabajo, y la desigualdad seguirá aumentando", afirmó el Secretario General de la OCDE, Angel Gurría, al presentar el informe en París, al inaugurar una conferencia de dos días sobre el futuro de la educación. "Cada dólar invertido en educación genera grandes dividendos en términos de progreso social y económico y es la base de un futuro inclusivo y próspero para todos".

La proporción de estudiantes con habilidades de lectura muy básicas resalta el desafío que enfrentan los países, incluso en el mundo desarrollado, para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para 2030, particularmente en relación con "garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa y promover oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida para todos". La proporción de estudiantes de bajo rendimiento, tanto niñas como niños, también aumentó en promedio entre 2018 y 2009, la última vez que la lectura fue el foco principal de PISA.

Alrededor de 1 de cada 10 estudiantes en los países de la OCDE, y 1 de cada 4 en Singapur, se desempeñan en los niveles más altos en lectura. Sin embargo, la brecha entre los estudiantes con ventajas y desventajas socioeconómicas es marcada: el nivel de lectura del 10 por ciento de los estudiantes más ricos, en los países de la OCDE, está alrededor de tres años por delante del 10 por ciento más pobre. En Francia, Alemania, Hungría e Israel, la brecha es de cuatro años.