México pierde copa del mundo Sub-17 ante el anfitrión Brasil

México, con dos títulos mundiales de la Sub-17 en sus vitrinas, perdió su segunda final

Armando Archundia

2019-11-24
Ciudad de México

La XVIII Copa Mundial de Futbol Sub-17 se llevó a cabo en Brasil del 26 de octubre al 17 de noviembre del 2019 con jugadores nacidos antes del 1º de enero de 2002. La Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) asignó el torneo a Brasil el 15 de marzo de este año y su selección lo ganó el pasado lunes 18, al derrotar en la final al conjunto nacional de México con un marcador de dos a uno, logrando así su cuarto título mundial en esa categoría.

El proceso de licitación para designar al organizador del torneo se inició el siete de julio de 2017, concluyó el 18 de agosto y hasta el 1º de noviembre se confirmó la candidatura. Los aspirantes pudieron optar entre organizar la Copa Mundial de Futbol Sub-17 de 2019 y la Copa Mundial Sub-20 del mismo año. El Consejo de la FIFA designó a Brasil como organizador de la XVIII Copa Mundial de Futbol Sub-17 en la fecha ya citada, después de que el ocho de marzo de 2018 lo había asignado en sustitución de Ruanda, que retiró su candidatura debido a que no cumplió con la logística requerida para la competencia. La Federación Peruana de Futbol (FPF) anunció su retiro también por no “lograr la totalidad de los requisitos solicitados por la FIFA”.

México, con dos títulos mundiales de la Sub-17 en sus vitrinas, perdió su segunda final en dicha categoría, pero confirmó su condición de potencia en esta especialidad del futbol juvenil. Con un gol solitario de Bryan González, la selección dirigida por Marco Antonio Ruiz, soñó durante algunos minutos con su tercer campeonato, pero la grandeza brasileña terminó por imponerse. Además, los sudamericanos se quitaron un peso de encima, porque en la final del torneo Sub-17 en 2005 cayeron ante el Tri, así como en la definición de los Juegos Olímpicos de 2012.

Efraín Álvarez fue la principal arma ofensiva del equipo mexicano en el primer tiempo de un partido cerrado en el que hubo varios intentos de remate que no lograron conseguir inquietar al guardameta rival. En ese periodo, Israel Luna, Eugenio Pizzuto y el ya citado Bryan González fueron claves en el funcionamiento del Tri, así como entre los brasileños sobresalió Joao Peglow quien hizo un disparo al travesaño mexicano. Los primeros minutos del segundo tiempo arrancaron sin disparos al arco y fue hasta el minuto 66 cuando se rompió la balanza con un remate cruzado de cabeza de González, cabezazo que entró en cámara lenta ante el silencio y el ahogo de la fiesta en un estadio repleto. 

El equipo mexicano parecía manejar bien la presión brasileña, pero el VAR hizo su aparición para contribuir al señalamiento de un penal por una barrida tardía de un jugador azteca. Kairo se paró frente al manchón penal y, a pesar del gran esfuerzo de Eduardo García, la pelota cruzó la línea y el grito de gol no tardó en explotar en todo Brasil. Pero los locales no se detuvieron tras esta anotación y buscaron firmar la remontada, poniendo en apuros a la zaga rival, además de obligar a García a salvar a su equipo. A pesar del esfuerzo mexicano, finalmente cayó la anotación de la derrota, mediante una volea de Lázaro. El remate resultó imposible para García y así se selló el marcador en el estadio Bezerrão de Brazilia.