Pugna sindicato por reconocimiento en Telecomunicaciones

“No estamos cerrados con el nuevo sindicalismo”, dijo. Sin embargo, también sugirió que el país necesita “construir un nuevo sindicalismo”

Trinidad González

2019-08-27
Ciudad de México

Fotos: Víctor de la Cruz M. 

Ciudad de México. - El Sindicato Democrático en Defensa de los Trabajadores de Telecomunicaciones de México pugnó porque la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) reconozca a este nuevo sindicato, el cual le fue entregado su toma de nota el pasado 23 de mayo por parte de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

La secretaria general de este nuevo sindicato Liliana Delgadillo no descartó sumarse a “alianzas” con agrupaciones sindicales, en concreto con la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT), que encabeza el senador por Morena, Napoleón Gómez Urrutia y afín al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Aunque rechazó que el gremio sindical que encabeza forme parte del nuevo sindicalismo en México, es decir que obedece a los intereses del presidente y buscar restar poder al sindicalismo del anterior gobierno, como a la Confederación de Trabajadores de México, la CROM, entre otros, quienes forman parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

“No estamos cerrados con el nuevo sindicalismo”, dijo. Sin embargo, también sugirió que el país necesita “construir un nuevo sindicalismo”, lo que deja en evidencia la pugna con el sindicato de Telecomunicaciones, que lleva más de 30 años, según refirió.

“Como trabajadores de base del organismo descentralizado TELECOM decidimos, por no ser representados ni defendidos por el sindicato oficialista, constituir nuestra propia organización sindical”, señaló.

De tal forma que denunciaron que el sindicato oficial que encabeza Sergio Viñals Padilla desafía la Reforma Laboral del gobierno del presidente López Obrador, aprobada el pasado 1 de mayo por el Senado de la República, el cual establece la libertad sindical, de afiliación y de expresión de los trabajadores al sindicato de su preferencia, o constituirse como nuevo sindicato si así lo deciden.

El gremio que encabeza Liliana Delgadillo está conformado por unos cien trabajadores y acusan que el sindicato oficial les niega, e incluso persigue y hay hostigamiento si intentan informar de la existencia de un nuevo sindicato.