La hoja roja, de Miguel Delibes

Delibes fue primero periodista y después creador de ficción. Escribió 22 novelas, cinco colecciones de cuentos, seis libros de viajes y 18 de ensayos y artículos.

Ángel Trejo

2019-08-13
Ciudad de México

Miguel Delibes Setién (Valladolid, España, 1920-2010) fue un literato que perteneció a la generación posterior a la de 1936, y estuvo integrada, entre otros, por el gran poeta Miguel Hernández y el novelista Camilo José Cela, Premio Nobel de Literatura 1989. Delibes fue primero periodista y después creador de ficción. Escribió 22 novelas, cinco colecciones de cuentos, seis libros de viajes y 18 de ensayos y artículos. Varias de sus obras fueron adaptadas a la cinematografía y el teatro; ganó seis premios literarios (el Nacional de España en dos ocasiones) y padeció con demasiada frecuencia la censura del gobierno dictatorial de Francisco Franco (1939-1975). Entre sus novelas más celebradas resaltan La sombra del ciprés es alargada (1947), El camino (1950), La hoja roja (1959), Las ratas (1962), La guerra de nuestros antepasados (1975), Los Santos Inocentes (1981) y El hereje (1998).

En sus textos hay una acusada propensión a sondear los problemas sociales y emocionales de las clases humildes, en particular los campesinos, quienes sufrieron mucho durante la dictadura franquista. Francisco Alejandro Pérez Martínez, su contemporáneo y amigo (1932-2007), quien usó el seudónimo Francisco Umbral, lo caracteriza como “galdosiano”, porque resalta el incuestionable realismo presente en la mayoría de sus personajes. En el prólogo de la versión de La hoja roja que la Biblioteca Básica Salvat publicó en coedición con Alianza Editores en 1982, Umbral reseña la historia que Delibes cuenta en esta novela, considerada como una muestra puntual del moderno realismo literario español de la segunda mitad del siglo XX, enriquecido con influencias tanto del francés Marcel Proust como del estadounidense John Dos Passos.

La hoja roja cuenta la anodina vida cotidiana y emocional de don Eloy, anciano exfuncionario municipal recién jubilado por el ayuntamiento de la pequeña ciudad de Valladolid, entonces todavía un sitio “donde nunca pasa nada y el mayor incidente del año –incluso en lo político– es la única nevada del invierno. En ese ambiente cerrado, don Eloy vive envuelto en su soledad de viudo; en el recuerdo lejano de su esposa Lucecita que lo regañaba de todo y su hijo Leoncito; en pensamientos, fantasías y frases que considera sabios o audaces, que repite todos los días ante sus pocos amigos y, sobre todo, ante Desi, su criada joven, analfabeta y “cerril”. Delibes simboliza la vida rural y provinciana de la España franquista, y en Leoncito, exitoso abogado y notario público en Madrid, la urbanización y el lento proceso de ascenso social de las clases medias iniciado en España a partir de los años 50 del siglo XX.

Otros personajes significativos de la novela son El Picaza, el novio que Desi había dejado en su aldea y a quien reencuentra en Valladolid cuando hace su servicio militar; Marce y Tasia, empleadas domésticas de otras familias del mismo edificio donde viven don Eloy y Desi, entre quienes desde el principio se intuye que podría darse un entendimiento afectivo. Éste se evidencia luego de que don Eloy intenta vivir con Leoncito en Madrid, y a raíz de que el viejo retorna a Valladolid. Hay una propuesta de pareja que don Eloy plantea a Desi a cambio de heredarle sus pocos bienes caseros, la cual inicia con el argumento de que “la hoja roja del librillo de papel de fumar” le ha pronosticado muy poco tiempo de vida. Delibes concluye su novela con dos frases: una para reseñar que la Desi contesta con “apenas un hilo de voz” y otra para reproducirla: “Como usted mande, señorito”.