Micorrizas

Entender las relaciones entre los seres vivos (hongos-plantas-bacterias-animales-algas) contribuye a la solución de graves problemas en la sociedad humana, como la escasez en la producción de alimentos en zonas marginadas.

Arístides Maldonado

2019-08-11
Ciudad de México

La micorriza es una asociación biológica formada por un conjunto de hifas fúngicas (estructuras fibrosas de hongos multicelulares) que, al entrar en contacto con las raíces de las plantas, las envuelven (ectomicorrizas) o bien las penetran intercelularmente sin afectarlas (endomicorrizas). Las hifas se ramifican en el suelo, forman una extensa red capaz de interconectar subterráneamente con las raíces de plantas de la misma especie o diferentes. De esa manera permiten un libre flujo de nutrientes entre las plantas relacionadas.

La colonización de las micorrizas en las hierbas ocurre cuando la espora de un hongo germina dando lugar al cuerpo fúngico. Para ello es necesario que se reconozcan ambos organismos. Esta identificación se produce, al parecer, mediante sustancias emitidas por la raíz, que reconocen al hongo. Posteriormente comienza el acercamiento y acoplamiento progresivo y gradual del cuerpo fúngico y las raíces de la planta, hasta formar una estructura conjunta, con lo que se genera uno de los casos de simbiosis más notables del planeta: el hongo micorrízico, que ofrece a las plantas mejor captación de agua y nutrimentos minerales con baja disponibilidad en el suelo (principalmente fósforo); por otro lado, la planta proporciona carbohidratos al hongo (azúcares, producto de su fotosíntesis) y un microhábitat para completar su ciclo de vida.

Las ventajas aportadas por las micorrizas han propiciado su estudio para la mejora de la producción vegetal. Han sido empleadas particularmente para aumentar la eficiencia en la absorción de nutrientes esenciales como nitrógeno, fósforo, magnesio, manganeso y zinc en diferentes cultivos, así como para la retención de humedad. Además, la colonización de este hongo en la raíz disminuye la capacidad de los hongos patógenos que pueden dañar a la planta. Sin embargo, su utilización actualmente está restringida a campesinos con cierto nivel económico y capacitación técnica, además de que hace falta mayor investigación para que se aplique con mayor extensión en las diferentes condiciones biofísicas y sociales del territorio mexicano.

Entender las relaciones entre los seres vivos (hongos-plantas-bacterias-animales-algas) contribuye a la solución de graves problemas en la sociedad humana, como la escasez en la producción de alimentos en zonas marginadas y la degradación de los recursos naturales; también ayuda a disminuir el uso de fertilizantes y herbicidas que muchas veces tienen consecuencias negativas a los humanos y otros seres vivos. Por ello es necesario incrementar y diversificar la investigación científica, pero, sobre todo, distribuir y abaratar las mejoras agrícolas descubiertas y ponerlas al alcance de los productores.