Sin recursos para el sistema de agua en Morelia

“El Fonden tiene reglas estrictas, por lo que todas las obras deberá hacerlas la Conagua en coordinación con el municipio y OOAPAS.

Julían Mendoza

2019-07-22
Morelia, Michoacán

Fotos: Julían Mendoza

Una serie de fenómenos climatológicos suscitados a finales de octubre de 2018 afectaron históricamente a la población de Morelia, Michoacán. El huracán Willa y la tormenta tropical Vicente provocaron inundaciones en más de 35 colonias y algunas de las avenidas más transitadas de la capital michoacana como Periodismo, Guadalupe Victoria, Siervo de la Nación, Michoacán y Camelinas.

El 23 de octubre de 2018, un día después de la primera precipitación causada por Willa y Vicente, la Secretaría de Gobernación (Segob) declaró la emergencia en la capital del estado debido a las condiciones de damnificación de muchas familias vulnerables cuya salud, viviendas y vialidades se vieron afectadas por las inundaciones.

En torno a este grave problema, el edil de la capital michoacana, Raúl Morón Orozco, aseguró que las zonas afectadas eran atendidas de manera oportuna e informó que se habían instalado tres albergues temporales en el Auditorio Servando Chávez, ubicado en el norte de la ciudad de Morelia.

Morón Orozco dijo también que integrantes de Protección Civil, así como policías y militares, atenderían las afectaciones a viviendas y vialidades. Este trabajo, sin embargo, no resultó eficiente ni suficiente y las torrenciales precipitaciones continuaron.

Acciones municipales ante la catástrofe

La declaración de zona de desastre natural, publicada el siete de noviembre en el Diario Oficial de la Federación (DOF), fue hecha con base en las afectaciones sufridas por dos mil 500 familias de las 40 colonias damnificadas.

Con respecto a esta situación, el exsecretario de gobernación de Michoacán, Pascual Sigala Páez, anunció que el municipio podría solicitar apoyo al Fondo para Desastres Naturales (Fonden) para financiar operaciones de restauración y atención a las familias damnificadas.

Sin embargo, el alcalde moreliano dijo que se desconocía aún el monto asignado por el Fonden, pero advirtió que éste no consideraba la reposición de los bienes muebles y enseres domésticos que perdieron los afectados.

avenida

El 25 de octubre, Roberto Cosari, titular de la Secretaría de Desarrollo Humano y Bienestar, así como Humberto Arróniz, secretario del Ayuntamiento moreliano, informó que los daños ocasionados por los ciclones tenían un costo global de más de 26 millones de pesos (mdp).

Esta cantidad fue estimada con base en un censo aplicado a 524 casas ubicadas en 20 colonias con mayores afectaciones en viviendas, entre las que destacaron Primo Tapia Poniente, Manantiales, Electricistas, Prados Verdes, Tres Puentes y Chapultepec Oriente.

El alcalde Morón Orozco aseguró que los problemas que enfrentaba Morelia a causa de  las inundaciones iban más allá de un fenómeno climatológico, porque en gran medida se habían debido a fallas operativas de las “administración pasada”.

Aseguró que en el periodo del exalcalde Alfonso Martínez Alcázar las obras hidráulicas realizadas para sanear el alcantarillado de la ciudad no habían resultado eficientes para las evitar las inundaciones que ahora padecía la capital de Michoacán.

Escasez presupuestal del sistema hídrico de Morelia

A mediados de mayo de este año, Julio César Orantes Ávalos, director del Organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Morelia (OOAPAS), anunció que éste requería 10 mdp para optimizar su desempeño, porque finalizó 2018 con un déficit de 200 mdp.

En entrevista con buzos, el ingeniero Joaquín Toledo Álvarez, jefe de Alcantarillado y responsable del Programa de Prevención de Inundaciones del OOAPAS, explicó que el dinero aportado por el Fonden sería aplicado a obras públicas bien delimitadas.

El Fonden tiene reglas estrictas, por lo que todas las obras deberá hacerlas la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en coordinación con el municipio y OOAPAS. Esas operaciones tienen que ver con la rehabilitación de los daños ocasionados por las lluvias. La atención está puesta en limpieza de drenes y mantenimiento de las estaciones de bombeo”.

Toledo precisó que estas tareas se harían en tres etapas de limpieza en distintas zonas de la ciudad: 1) Río Grande desde la salida a Pátzcuaro hasta Periférico; 2) Avenida Michoacán hacia glorieta Miguel Hidalgo; 3) glorieta Miguel Hidalgo hasta la tenencia de Atapaneo.

toledo

A decir del funcionario, la Conagua hace actualmente estudios de geotecnia, razón por la que el financiamiento del Fonden se ejecutará hasta septiembre u octubre. Por ello, el OOAPAS trabaja hoy en el desazolve del alcantarillado de las 53 colonias con mayor  riesgo de inundación.

Hasta mediados de julio, detalló, se han atendido ya los drenajes de las zonas oriente y poniente, donde se hallan colonias como Chapultepec, Electricistas, Manantiales, Lomas del Valle y Tres Puentes, entre otras.

Entre las acciones más urgentes y necesarias para contrarrestar las inundaciones resalta la limpieza de los cárcamos, porque la mayoría se instalaron en 2004 y su funcionamientoya no es óptimo”, explicó.

A finales de junio pasado, Orantes Ávalos, director del OOAPAS, reveló por su parte que en lo que va del año, mediante acuerdo negociado, se jubilaron 15 trabajadores con el propósito de “ahorrar recursos” y matizar el déficit financiero de la paramunicipal.

El responsable del Programa de Prevención de Inundaciones en Morelia insistió en que la falta de recursos financieros es el principal obstáculo para limpiar y rehabilitar drenajes y evitar, de ese modo, inundaciones como las de octubre del año pasado:

“Uno quisiera tener toda la solvencia económica. Es necesario tener colectores pluviales y sanitarios, para separar el agua y sanear los ríos, respectivamente. Sin embargo, se requiere recurso económico. OOAPAS no tiene techo presupuestal para hacer obras, por lo que tiene que meterlas a algunos programas federales, estatales y/o municipales”.

Las inundaciones no son prioridad para el cabildo

Entre fines de mayo y principios de junio, las inundaciones, el mal funcionamiento del sistema de alcantarillado y la desatención del municipio a estos problemas integraron el triángulo de los temas de mayor interés público en la agenda mediática de Michoacán.

El  25 de mayo, el alcalde Morón Orozco anunció en rueda de prensa que en julio haría uso de los 201 millones de pesos que asignó el Fonden a Morelia, de los cuales 179 mdp serían destinados a la infraestructura hídrica y que la Conagua haría uso de los otros 22 mdp en la rehabilitación de vialidades.

inundaciones

Dicha información fue bien acogida; sin embargo, cuando se le cuestionó por qué  entre noviembre de 2018 y marzo de 2019 su gobierno había destinado seis millones 917 mil 388 pesos a la remodelación de algunas calles del Centro Histórico de Morelia –entre ellas Valladolid y Virrey de Mendoza– y en cambio se había limitado a la ejecución de simples operaciones de bacheo en las vialidades más afectadas por las inundaciones del año pasado, Morón Orozco volvió a arremeter en contra de Alfonso Martínez, a quien acusó de “destruir” Morelia y aun de dar mal tratamiento a los baches.

Para colmo suyo, en los primeros días de junio, las precipitaciones pluviales de este año empezaron a azotar de nueva cuenta a la capital michoacana y de inmediato provocaron inundaciones en diversos puntos de la ciudad, entre ellos la colonia Prados Verdes, Boulevard García de León y la Avenida Camelinas.

El dos de junio, vecinos afectados por la “ola de inundaciones de 2019” vía Facebook y en entrevistas con la prensa local se manifestaron en contra de los trabajos de rehabilitación de vialidades que el ayuntamiento emprendió en noviembre de 2018. Estas personas habitan en las  colonias Industrial y Prados Verdes.

El cuatro de junio, en respuesta a estas denuncias y demandas, el edil de Morelia reorientó o “peloteó” esa responsabilidad al gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, de quien dijo que participaría en la solución de los problemas generados por las inundaciones.

Morón Orozco no precisó en cuáles áreas participaría el gobierno del estado, pero aseguró que con las aportaciones de éste y el apoyo del Fonden su administración haría lo necesario para mejorar las condiciones hidráulicas de las vialidades de Morelia. Incluso anunció que el Ayuntamiento ya había recurrido a la renta de maquinaria especializada necesaria para reparar los daños causados por las inundaciones.

Sin embargo, el 31 de mayo, Pedro Mandujano Vázquez, titular de la Coordinación Estatal de Protección Civil de Michoacán, informó que habían identificado 30 colonias en riesgo de inundación y que sus habitantes debían ser reubicados en zonas urbanas menos “riesgosas” de Morelia.

inundacionesdos

Este funcionario realizó algunas afirmaciones incongruentes; dijo, por ejemplo, que la gente “debe aprender a sobrellevar los peligros latentes”; además sostuvo que “no es posible que algún gobierno trabaje la infraestructura adecuada para evitar inundaciones”; y finalmente, lanzó esta perla: “no existen los recursos económicos para erradicar la vulnerabilidad” de la gente.

Incrementa la incertidumbre en el desarrollo de obras públicas

Al panorama incierto que vive la población de Morelia se suma otro hecho negativo más que  en abril pasado reveló el director de OOAPAS: que el plan de acción para regularizar o normalizar la red hídrica municipal requiere de una inversión aproximada de 100 mdp, cifra equivalente al 30.28 por ciento del presupuesto asignado al Programa Anual de Inversión (PAI), cuyo monto total es de 330 millones 214 mil pesos, según los datos emitidos en rueda de prensa por Antonio Godoy, titular de la Secretaría de Movilidad y Espacio Público de Morelia (SEMOVEP).

Ante lo expuesto, es necesario cuestionar cuáles serán las condiciones de infraestructura hídrica que enfrentará, al menos durante este año, la capital michoacana en torno al desarrollo de obras públicas, en especial para la atención a la problemática de las inundaciones y afectaciones viales por las lluvias. En este sentido, el panorama para Morelia se ha tornado complicado durante la primera mitad de 2019, tal como se observa en el ascenso del presupuesto destinado a obras públicas que, a decir de Antonio Godoy, será de 630 millones de pesos, ocupando el primer lugar del desglose de inversión, con 122 millones 500 mil pesos, el criterio vinculado con la infraestructura básica, que abarca los proyectos de alcantarillado y saneamiento hídrico.