La economía mexicana: hacia una nueva crisis

S&P prevé que la economía mexicana, en su peor escenario, crecerá apenas un 0.8 por ciento este año y el 1.2 por ciento en 2020

Fernando Nava

2019-07-22
Ciudad de México

A un año del triunfo electoral que llevó a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a la Presidencia de la República, la calificadora Standard&Poor’s (S&P) redujo el pronóstico de crecimiento para la economía mexicana de 1.6 a 1.3 por ciento en junio pasado y para 2020 lo disminuyó de 1.9 a 1.8 por ciento.

Los pronósticos aún están alejados del nivel de crecimiento que vaticinó el jefe del Ejecutivo federal a principios de año. “La continua caída en la producción petrolera y el debilitamiento del sector servicios son los principales factores detrás de la desaceleración del ritmo de crecimiento de dos por ciento en 2018”, dijo la calificadora internacional de riesgo crediticio.

Respecto a las relaciones comerciales con Estados Unidos, S&P estima que “en general permanecerán sin cambio, aunque la reciente amenaza arancelaria de cinco por ciento a las exportaciones mexicanas aumenta el riesgo de incertidumbre a la inversión”, sobre todo ante las elecciones presidenciales en el vecino del norte a celebrarse en 2020.

En su pronóstico de crecimiento para México, S&P sostiene que “continuará la incertidumbre sobre las políticas bajo la administración de López Obrador, las cuales reducen la participación de la inversión del sector privado en sectores como el energético”.

La calificadora prevé que la economía mexicana, en su peor escenario, crecerá apenas un 0.8 por ciento este año y el 1.2 por ciento en 2020. “Para la revisión del próximo trimestre estaremos observando si hay dificultades para que el gobierno mantenga la tasa de crecimiento del país, así como la estabilidad de las finanzas públicas”, indicó S&P.

pesos

La desaceleración económica de México podría verse agudizada “si los países avanzados reportan menores tasas de crecimiento que las esperadas, además de un escalamiento en las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, lo cual generará una salida de capitales ante una renovada aversión al riesgo”, según la calificadora.

IMEF también reduce pronóstico

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) se sumó a la reducción en el pronóstico de crecimiento económico del país y vaticinó apenas el 0.9 por ciento, la menor expansión para un inicio de gobierno en los últimos tres sexenios, “pero sin un escenario catastrófico o recesión”.

El presidente del IMEF, Fernando López Macari, considera que si las calificadoras siguen reduciendo la nota de Petróleos Mexicanos (Pemex) y pierde el grado de inversión, “se agravaría el entorno económico del país”. Ante este escenario, López Macari ha hecho un llamado para que se generen condiciones de certidumbre para el sector privado.

Por su parte, el integrante del Comité de Indicador IMEF, Federico Rubli, advierte que “si Pemex pierde el grado de inversión por parte de otra agencia además de Fitch, habría un colapso que podría provocar otros eventos que afectarían a la economía, por lo cual el Gobierno Federal debe centrarse en solucionar los problemas que enfrenta Pemex”.

imef

Pese a no pronosticar una crisis económica cercana, salvo que se diera la degradación de Pemex a pérdida de grado de inversión, Rubli enfatiza que “una de las prioridades inmediatas del gobierno es enderezar la situación de Pemex y evitar que calificadoras den ese paso”.

AMLO descalifica a calificadoras

Un día después de la conmemoración de su triunfo electoral del 1º de julio de 2018, AMLO aseguró que “existen equilibrios macroeconómicos en nuestro país y que los expertos en economía no estaban dando toda la información o la estaban dando desarticulada”.

Durante su conferencia matutina en Palacio Nacional, el Presidente de México sostuvo que tanto la política macroeconómica, como la economía popular avanzan. “No crean, lo disfruto, porque ayer fue como para decirle a los expertos, con todo respeto: tengan para que aprendan”, alardeó el mandatario.

También se refirió al trabajo de las calificadoras internacionales, que recientemente han reducido la proyección de crecimiento económico para México. “Eso es del diario. No sé cuántas corredurías, calificadoras, agencias económicas, financieras hay, pero todos los días aparece un pronóstico, siempre a la baja, en cuanto a crecimiento económico”, expresó.

Además “no hablan del crecimiento de las remesas: en mayo, los migrantes enviaron tres mil 200 millones de dólares, la cifra mensual más alta en toda la historia”, añadió AMLO.

Para el Presidente de México “los analistas tampoco han destacado que la inflación es menor que la del año pasado, ni han destacado el crecimiento de la inversión extranjera”. No obstante, respecto a la inflación, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) subyacente, que incluye bienes con variación de precios menos volátil como alimentos procesados y servicios como vivienda y educación, registró un alza de 3.69 (mayo de 2018) a 3.77 en el mismo periodo de 2019, de acuerdo con el tabulador de Inflación del Banco de México (Banxico).

lopez

Respecto a la inversión extranjera, cabe recordar que México registró una caída de ocho lugares entre los países que más Inversión Extranjera Directa (IED) reciben en el mundo, al pasar en mayo de la posición número 17 a la 25, en el Índice Global de Confianza 2019. Dicho resultado fue dado a conocer por la firma global de consultoría AT Kearney, luego de realizar una encuesta entre directivos de 500 empresas globales, que determinan el destino del 90 por ciento de la IED a nivel internacional.

Según AMLO, nuestro país “tiene el índice de confianza más alto en dos sexenios: 110 puntos”. Para el mandatario, el aumento en el consumo o la venta en tiendas departamentales representan un avance. “Por eso sí creo que la economía popular está mejor”, confía.

No obstante, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) registró una disminución mensual de (-) 1.1 puntos en mayo pasado. Cabe mencionar que esta medición la realizan de manera conjunta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y el Banco de México (Banxico) con base en los resultados de la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor (ENCO), levantada por ambos organismos.

El ICC resulta de promediar índices que hacen referencia a la situación económica actual y la de los entrevistados. Otros indicadores atienden a la situación económica actual y reflejan qué tan propicio se considera el momento actual para la compra de bienes de consumo duradero.

PIB a la baja

La Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado informó el pasado 1º de julio que se prevé un crecimiento del 1.13 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año, luego del estimado del 1.32 por ciento en junio. El dato es la previsión más baja que ha lanzado la encuesta, publicada por Banxico durante el primer año de gobierno de AMLO y es el noveno mes consecutivo en el que recorta su expectativa.

La reducción contrasta con la meta que el Gobierno Federal se impuso para el cierre de 2019: dos por ciento. “El resultado es una mezcla de datos duros y cuestiones de percepción. Son nueve meses continuos de revisar el pronóstico a la baja y este último movimiento tiene ya los efectos de los datos económicos del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de abril, así como de los indicadores de consumo e inversión”, sostiene el subdirector de Análisis Económico de CIBanco, James Salazar.

En conjunto, los especialistas del sector privado estimaron para 2020 un crecimiento del PIB en México del 1.66 por ciento, dato menor al 1.72 por ciento pronosticado en junio.

peso

Pero el sector privado no fue el único que redujo sus expectativas de crecimiento. BNP Paribas modificó a la baja su expectativa del 2.0 al 1.5 por ciento; Scotiabank pasó del 1.4 al 1.3 por ciento; Citibanamex y Credit Suisse pasaron del 1.2 al 0.9 por ciento; J.P. Morgan del 1.0 al 0.9 por ciento y Bank of America la redujo del 1.0 al 0.7 por ciento. Es decir, en el peor de los escenarios, México no alcanzaría ni siquiera el punto porcentual en el PIB anual.

A estas instituciones financieras también se han sumado organismos internacionales. El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo en abril pasado su previsión de crecimiento del PIB para México del 2.1 al 1.6 por ciento debido a la falta de certidumbre con respecto a las políticas del gobierno actual; la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) cambió su perspectiva del dos al 1.6 por ciento y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) del 2.1 al 1.7 por ciento.

Urge Banco de México fortalecer a Pemex

Dada la relevancia que Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene para la estabilidad financiera de México, “es de destacar que las agencias calificadoras han modificado su nota y la perspectiva de su deuda e incluso una de las agencias modificó la calificación de la empresa un nivel por debajo del grado de inversión”, reconoció Banxico en su Reporte de Estabilidad Financiera, correspondiente al primer semestre de 2019.

“Estas modificaciones respondieron a: I) la débil posición financiera de la empresa que se ha traducido en un menor gasto en inversión para actividades que mitiguen la caída de la producción y de las reservas petroleras y, II) las medidas de apoyo anunciadas por el gobierno que parecen tener un alcance limitado, en particular para atender los riesgos de negocio y de largo plazo”, apuntó Banxico.

Las medidas de apoyo incluyeron el refinanciamiento de la deuda de Pemex por ocho mil millones de dólares, luego del acuerdo firmado el 13 de mayo pasado entre la paraestatal y las instituciones financieras HSBC, J.P. Morgan y Mizuho. Dicho pacto fue la operación bancaria más grande de Pemex y contempla el refinanciamiento de la deuda por un monto de dos mil 500 millones de dólares y la renovación de dos líneas de crédito hasta por cinco mil 500 millones de dólares.

Sin embargo, el 16 de mayo, la calificadora Fitch Ratings señaló que, pese a ser un paso en la dirección correcta, las medidas implementadas por el gobierno mexicano están muy lejos de las necesidades de la empresa. Al respecto, la calificadora dijo que la estrategia “podría provocar un retroceso para la calificación soberana de México”.

En este escenario, Banxico propuso reforzar la calidad crediticia de Pemex. “En particular, en adición a los apoyos que el Gobierno Federal ya ha anunciado para la empresa, es necesario contar con un plan de negocios adecuado que permita incrementar la producción de petróleo y fortalecer la posición financiera en el mediano y largo plazos, elementos indispensables para reducir el riesgo que enfrentan las finanzas públicas y el sistema financiero”, dice el documento.

“Una posición financiera más sólida de Pemex, reduciría la presión sobre las finanzas públicas y el riesgo de afectaciones adicionales a la calificación crediticia de México”, concluye el reporte.

Refinería de Dos Bocas: un riesgo para la economía

El proyecto de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, propuesto por el presidente AMLO, ha sido considerado como un riesgo por las calificadoras crediticias internacionales como Moody’s, que considera que la colaboración entre Pemex y la Secretaría de Energía (Sener) para su realización “podría implicar retrasos y sobrecostos”.

Para esta agencia calificadora, el sobrecosto de la obra podría alcanzar hasta un 50 por ciento, luego de la decisión de financiar el proyecto por parte del gobierno mexicano. Es decir, la refinería podría costar entre 10 mil y 12 mil millones de dólares y ocasionar un derrame de recursos fiscales. La causa de este aumento es la falta de experiencia de Pemex en este tipo de infraestructura, apunta Moody’s.

La advertencia se realizó luego de que a principios de mayo, el Presidente de México declaró desierta la licitación restringida para elegir a la empresa encargada del proyecto con el argumento de que “las firmas invitadas excedieron el presupuesto de ocho mil millones de dólares y el plazo límite de tres años para concluir la obra”.

Para el vicepresidente de Welligence Energy Analytics, Pablo Medina, la decisión de llevar a cabo la refinería “pone sobre la empresa un peso innecesario que tendrá graves efectos, desde peor perspectiva de las calificadoras, hasta dejar de lado los proyectos que sí son rentables como lo son la exploración y la producción”.

El especialista considera que si el objetivo del gobierno mexicano es incrementar la capacidad de refinación “podría enfocarse en la modernización de las refinerías ya existentes o considerar la compra de un complejo en Estados Unidos, que le permitiría incorporar capacidad de manera inmediata a un costo mucho menor que el construir un complejo desde cero”.

El gobierno obstaculiza el crecimiento

El 42 por ciento de los 37 grupos de análisis consultados en la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado señalaron al gobierno de AMLO como el principal factor que obstaculiza el crecimiento económico en general, seguido de las condiciones económicas internas, con 28 por ciento.

imef

Cabe recordar que la gobernanza tiene como propósito la consolidación del desarrollo económico, social e institucional duradero, a fin de alcanzar el sano equilibrio entre el gobierno, la sociedad civil y la economía de mercado.

A continuación destacan, en orden de importancia, la incertidumbre política interna (el 17 por ciento de las respuestas), los problemas de inseguridad pública (13 por ciento), la plataforma de producción petrolera (12 por ciento), la política de gasto público (12 por ciento) y la incertidumbre sobre la situación económica interna (11 por ciento), de acuerdo con el documento publicado por Banxico.

Además, en cuanto a los factores que podrían obstaculizar más el crecimiento económico del país, los analistas consultados señalaron la inseguridad pública, la impunidad, la corrupción, problemas derivados de la falta de Estado de Derecho, la debilidad del mercado externo y la economía mundial, la debilidad en el mercado interno, la política sobre comercio exterior y “la ausencia de cambio estructural en México”.

Destaca que los indicadores de la categoría gobernanza (inseguridad pública, incertidumbre política interna, impunidad y corrupción), presentan un mayor nivel de preocupación por parte de los analistas que en junio de 2018.

Otros indicadores que incrementaron sus niveles de preocupación respecto al mismo periodo de 2018 son: política de gasto público, nivel de endeudamiento del sector público, política tributaria, debilidad en el mercado interno, falta de competencia de mercado, disponibilidad de financiamiento interno en México, así como el nivel de endeudamiento de las empresas y las familias.

En cuanto a la inflación, la política monetaria, los indicadores respecto al aumento en los costos salariales, el elevado costo de financiamiento interno y la política monetaria vigente, también elevaron sus niveles de preocupación entre los especialistas consultados por el banco central.

Por otro lado, la totalidad de los analistas entrevistados considera que la economía del país no está mejor que en el mismo periodo de 2018, al igual que en mayo pasado. A este escenario se suma la suspensión jurídica de la construcción del Aeropuerto Internacional en Santa Lucía que estaría listo hasta 2022 y no en 2021, como se tenía planeado, de acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).