EU aprovecha debilidad económica, social y política de México para imponerse

El gobierno mexicano tiene muchos flancos débiles por los que el gobierno gringo seguirá atacando; la falta de visión nacional e internacional del gobierno de Morena hacen más grandes la fragilidad política y económica del país.

Miguel Ángel Casique Olivos

2019-06-11
Ciudad de México

Tras el "festejo" mexicano de este lunes 10 de junio de que Estados Unidos, con su presidente Donald Trump, no cobrará el 5 por ciento de aranceles que días anteriores estuvo amenazando impondría, surgen varias interrogantes que seguirán sin responderse, pero de lo que sí no hay ninguna duda es que las respuestas no serían nada benéficas y satisfactorias para nuestro país.

Una de las primeras preguntas es, ¿qué hay oculto tras las declaraciones del presidente gringo cuando dijo que va a revelar puntos no dichos del pacto por México y que los va anunciar en el momento que el crea "oportuno"?; y aunque se sabe bien que el plan migratorio "reciclado" fue cabildeado en reuniones "secretas" de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez, y la ex secretaria de Seguridad Interna de EU, Kirstjen Nielsen, se ve que lo que Marcelo Ebrard logró sólo es aplazar un poco la decisión de Estados Unidos, pero que las amenazas contra nuestro país van a seguir cuando al presidente norteamericano se le ocurra.

Marcelo Ebrard no pierde y sigue haciendo lo suyo; tejer redes en el exterior y comenzar a tener limpio el camino para los próximos seis años; no por algo dicen que está cobrando más fuerza al realizar las gestiones en las que tienen que estar a la cabeza, gestiones con el tema migratorio, de economía, seguridad pública y ahora hasta con el mismo Congreso Mexicano debe estar de enlace o intermediario.

Más allá de lo visible en el actuar de los políticos de ambos países, el tiempo que ganó Ebrard fueron 45 días, fecha en que se realizará una primera evaluación de cómo fueron obedecidas las órdenes de Trump; por lo pronto se enviaron 6 mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera, aunque AMLO sigue diciendo que se va a atemperar el asunto sin el uso de la fuerza.

Las amenazas son muy claras, al menos eso se ve en las declaraciones trumpistas cuando dijo: “Hemos firmado y documentado totalmente otra parte muy importante del acuerdo de Inmigración y Seguridad con México, uno que Estados Unidos ha estado buscando durante muchos años. Será revelado en un futuro no muy lejano y necesitará una votación del cuerpo legislativo mexicano. No anticipamos un problema en la votación, pero si por alguna razón la aprobación no llega, los aranceles se restablecerán”.

Sin entrar a detalle de qué es lo que aprobará el Congreso, ni tampoco qué es lo que se revelará, ambas cosas destacan por el tono amenazante y de imposición de Estados Unidos sobre nuestro país, que lo queramos o no, en este monto histórico tendrá que obedecer; porque si con sólo la amenaza de cobrar el 5 por ciento de aranceles la nación comenzaba entrar en crisis, de ejecutarse la amenaza tras esos 45 días, tendrá en aprietos, nuevamente, al gobierno de Andrés Manuel López obrador.

Nuestro vecino país imperialista lanza amenazas contra los países más débiles y más tarde las cumple; la intención y el objetivo es tenerlos sometidos y obtener ventajas políticas o económicas; los pretextos sobran y hoy es el tema migratorio, mañana quizá, que no le gustan las acciones del gobierno morenista o más adelante, incluso, que somos una amenaza (sic) por ser un país cercano a ellos.

El gobierno mexicano tiene muchos flancos débiles por los que el gobierno gringo seguirá atacando; la falta de visión nacional e internacional del gobierno de Morena hacen más grandes la fragilidad política y económica del país. Seis meses de un gobierno son suficientes para que en el extranjero se enteren de la problemática económica de México, del deteriorado prestigio de AMLO como presidente, -aunque algunos medios, con encuestas, lo quieran poner aún arriba-, y de una gran inconformidad por ejemplo con la desaparición del programa Prospera y el fallido programa de Becas para el bienestar.

México, con AMLO, no puede dar una respuesta nacionalista a Estados Unidos, porque los 30 millones de mexicanos que votaron por él, en julio pasado, no son tan reales; esos mismos mexicanos ahora son los que comienzan a rechazar y a cuestionar los errores presidenciales. El gobierno mexicano no tiene el respaldo popular y tarde o temprano eso le costará la misma presidencia. Donald Trump va a seguir con sus amenazas y a lo mejor terminará imponiendo los aranceles; por otro lado, la otra lectura es que estas acciones y posturas radicales del presidente norteamericano son para presentarse como fuerte y con altos puntos para las elecciones estadunidenses en el mes de noviembre del próximo año.

El clímax no político...

Parece que el gobierno de Chihuahua, con su gobernador Javier Corral, finalmente entendió que apoyar la educación, lejos de ser algo negativo es bueno para el estado, y que finalmente hablará bien de esa administración si se cumplen los compromisos pactados con la dirigencia antorchista del estado.

Habían pasado ya 19 días de plantón y padres de familia, maestros y los mismos estudiantes estaban dispuestos a seguir su lucha por conseguir opciones de educación, por fin este lunes la Plaza Hidalgo se quedó sola, el plantón se levantó y el compromiso del gobierno estatal fue que se van a resolver las peticiones de educación y de obras y servicios del antorchismo que dirige Lenin Nelson Rosales. Nos dicen fue el director de Gobierno y Transporte, Joel Gallegos Legarreta, el encargado de transmitir los compromisos oficiales.

Si se cumple lo que los funcionarios dijeron se van a constituir mesas de trabajo y resolver problemas en materia de educación, para que se desatoren peticiones de obras y servicios públicos como reconocimiento de centros educativos de los niveles básicos, regularización de colonias viejas de la capital, proyectos de mejoramiento de la vivienda, dotación de lotes para vivienda a grupos de tres ciudades quienes dieron sus enganches y adelantaron ya sus pagos desde hace más de cuatro años. Si en Chihuahua esto se cumple, no habrá necesidad de protestas o plantones; el pueblo lo que grita es que sus gobiernos escuchen y atiendan las peticiones del pueblo generadas por tanta pobreza y miseria sociales. Por el momento, querido lector, es todo.