Crisis en la vivienda de interés social

El problema de la vivienda en México se ha tratado en diversas ocasiones en las páginas de buzos, sus causas, su desarrollo durante las últimas décadas y la situación de la vivienda

Redacción

2019-04-08
Ciudad de México

El problema de la vivienda en México se ha tratado en diversas ocasiones en las páginas de buzos, sus causas, su desarrollo durante las últimas décadas y la situación de la vivienda de las clases mayoritarias; este aspecto es decisivo para analizar las condiciones sociales del país en un periodo determinado y para caracterizar y definir sociológicamente a las clases, estratos y grupos que conforman la sociedad mexicana, por ejemplo su ubicación en pobres, extremadamente pobres, ricos, etc.

Hoy abordamos nuevamente el tema en ocasión de la crisis a la que parece estar llegando la industria de la construcción en el aspecto relativo a la vivienda de “interés social”; la quiebra de algunas empresas inmobiliarias, que no es de ningún modo casual, sino una fase a la que se arriba como efecto de las leyes económicas que rigen en la sociedad capitalista. Al abordar este aspecto, nuestro reporte especial de esta semana hace énfasis en la demanda creciente de vivienda en México, incentivo para los dueños del capital, que hace mucho vienen realizando grandes negocios en este sector, que les dejan fabulosas ganancias.

En esta rama de la economía, como en otras que también producen bienes de consumo indispensable, rigen las leyes del sistema; en este caso, la anarquía de la producción y la consecuente ausencia de regulación por parte del Estado, desembocan en una crisis económica, cuyo principal y más grave síntoma consiste en una disminución de la venta del producto por una aparente o, mejor dicho, relativa sobreproducción; no es que los necesitados de vivienda no quieran consumir, sino que no cuentan con recursos para hacerlo; esto repercute en la oferta del sector empresarial, que suspende la producción (de viviendas, en el caso que nos ocupa); el gran negocio de la vivienda, incluida la popular, de cuyo incremento debería ocuparse el Estado, detiene su producción, incrementándose el rezago ya de por sí existente en la atención a las clases populares en este rubro.

Problemas como la incapacidad para adquirir una vivienda; su pérdida al no poder pagarla; el abandono de cientos de miles de casas de interés social, confiscadas para ser revendidas; el contubernio entre las instituciones de gobierno y el sector privado para producir casas, convirtiendo los programas de beneficio a la población en un negocio lucrativo; y la modificación de las leyes de desarrollo urbano a favor de intereses empresariales son fenómenos íntimamente ligados y presentes en el tema que aborda buzos esta semana: el análisis de la crisis inmobiliaria en puerta, recogiendo datos estadísticos, oficiales, estudios, investigaciones y las opiniones de especialistas que muestran, además, como el rezago en la vivienda popular aumenta velozmente.