Sotero Prieto y las matemáticas en México

El nacimiento oficial de las matemáticas en México empezó en 1932 con el matemático jalisciense Sotero Prieto, cuando comenzó a impartir las primeras clases de esta materia en la Escuela Nacional de Altos Estudios

Romeo Pérez Ortiz

2019-04-01
Ciudad de México

El impulso de las matemáticas en nuestro país es muy reciente en comparación con otros países como Rusia, que comenzó con el desarrollo de esa ciencia en el año de 1724, cuando el zar Pedro El Grande fundó la Academia de Ciencias de Rusia en San Petersburgo.

El nacimiento oficial de las matemáticas en México empezó en 1932 con el matemático jalisciense Sotero Prieto, cuando comenzó a impartir las primeras clases de esta materia en la Escuela Nacional de Altos Estudios (ENAE), actual Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en donde se preparaban especialistas del más alto nivel de ciencias y humanidades, y se formaban profesores en investigación científica, enseñanza media y profesional.

El impulso de Sotero Prieto a la investigación científica, así como a la divulgación de las matemáticas en todo el país, se debió a que comprendía la utilidad de esta ciencia para el desarrollo de la sociedad. Con gran vocación y magníficas aptitudes para la enseñanza de las matemáticas, cuenta Eli de Gortari en su libro La ciencia en la historia de México, (pág. 496), Sotero Prieto comenzó a difundirlas en todo el país con la ayuda de sus discípulos Alfonso Nápoles Gándara, fundador y director del Instituto de Matemáticas de la Facultad de Ciencias de la UNAM; de Manuel Sandoval Vallarta, quien después se convirtió en el primer físico mexicano de renombre internacional; de Nabor Carrillo, después rector de la UNAM; de Carlos Graef, quien fue director del Instituto de Física y de la Facultad de Ciencias, y de Alberto Barajas, futuro director de la Facultad de Ciencias de la máxima casa de estudios.

Sotero Prieto nació el 25 de diciembre de 1884 en Guadalajara, Jalisco. Sus estudios básicos los cursó en esa ciudad y a la edad de 13 años inició sus estudios de preparatoria en el Instituto Colón, que culminó en 1901 en la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) de la Ciudad de México. Posteriormente, en 1906, terminó su carrera profesional en la Escuela Nacional de Ingenieros (ENI), actual Facultad de Ingeniería de la UNAM.

A los 27 años se convirtió en profesor de la ENAE e impartió clases de matemáticas en la ENP y la ENI. A partir de entonces, el maestro jalisciense influyó notablemente en la enseñanza de las matemáticas en el país, desde el aprendizaje de las más elementales hasta las más avanzadas. Se le recuerda como el primer profesor mexicano en impartir, en 1912, un curso avanzado de matemáticas en la ENAE sobre las funciones analíticas, un tipo de funciones que puede expresarse como una serie convergente de potencias. Entre sus conferencias destacaron las relacionadas con la Teoría Especial y General de la Relatividad de Albert Einstein, Geometría y Cinemática. Sus aportaciones como pedagogo de excepción se hicieron en seminarios, conferencias y cursos y crearon las bases para la constitución de la actual Facultad de Ciencias de la UNAM, fundada en 1939. Entre sus obras científicas destacan Enseñanza de las matemáticas, Convergencia de series, Geometría y cinemática y Secciones cónicas.

Sin duda alguna, Sotero Prieto fue uno de los primeros matemáticos en preocuparse por el lamentable atraso que México padecía en esta materia en aquel entonces e intentó superarlo  en casi todos los niveles educativos. En 1932 reunió a un grupo de jóvenes estudiosos para formar la Sección de Matemáticas de la Sociedad Científica Antonio Alzate, actual Academia Nacional de Ciencias. Los viernes por la tarde se reunía con sus discípulos para impartirles conferencias y cursos de matemáticas superiores y discutir los resultados relevantes obtenidos por ellos. Con estos jóvenes se formó la Sociedad Matemática Mexicana, que hasta la fecha impulsa esta ciencia en México a través de conferencias, congresos y concursos como la Olimpiada Mexicana de Matemáticas.

Pese al desarrollo de las matemáticas en los últimos 87 años, la enseñanza de esta ciencia en las escuelas de México no ha logrado convertirse en una materia atractiva para muchos de nuestros estudiantes y el promedio de su aprendizaje sigue estando por debajo del recomendado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Para elevar el nivel de enseñanza de las matemáticas en nuestras escuelas es necesario retomar las ideas de Sotero Prieto y divulgarlas en todo el país a fin de despertar el interés de los jóvenes hacia ellas.