Los clásicos del futbol mexicano

Los clásicos del futbol en México, a diferencia de otras partes del mundo, son de origen reciente, con excepción del “tapatío”, que protagonizan los equipos Atlas y Guadalajara y data de 1916.

Armando Archundia

2019-03-18
Ciudad de México

Los clásicos del futbol en México, a diferencia de otras partes del mundo, son de origen reciente, con excepción del “tapatío”, que protagonizan los equipos Atlas y Guadalajara y data de 1916. El resto son encuentros cuya rivalidad procede de la década de los 60 del siglo pasado. O sea, que la mayoría de los clásicos se remite a la etapa previa al profesionalismo.

En el primer torneo profesional que hubo en México participaron los dos equipos de Guadalajara: Atlas y Chivas. En el juego de ida entre ambas escuadras, Chivas goleó siete a uno al Atlas, mientras que en el de vuelta los rojinegros se desquitaron y vencieron tres a uno al Guadalajara. Éste fue el inicio de una de las grandes rivalidades del futbol mexicano.

El segundo clásico más antiguo lo disputan América y Guadalajara. Esta rivalidad surgió a finales de los años 50, específicamente el 12 de noviembre de 1959, en un juego que Chivas ganó dos a cero en un ambiente de mucha expectativa debido a que el entrenador azulcrema se burló del cuadro tapatío tras derrotarlo dos a cero en el partido anterior. En la década de los 60, cuando el Guadalajara atravesó por su mejor época –periodo en el que denominó el “campeonísimo”–, América buscó convertirse en su par antagónico.

En la creación de este clásico –conocido también como “clásico del futbol mexicano”, “superclásico” y “clásico de clásicos”–han confluido lo mismo el hecho de que ambos son los clubes más ganadores de torneos profesionales; que Chivas tiene una plantilla de jugadores 100 por ciento mexicana; que América alinea jugadores extranjeros de gran fichaje; que manejan conceptos futbolísticos antagónicos y que entre sus figuras –entre ellas Fernando Marcos– regularmente existen “piques” y broncas como la que se generó en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria en 1962.

El clásico Guadalajara –América es el más importante del futbol mexicano y cada que se juega, la afición de México se divide en dos bandos, al margen de lo que esté en disputa. Sin embargo, en varios de estos duelos han estado de por medio algunos títulos, como en el caso de la final de la temporada 1983-84; las finales de Copa México 1953-54 y 1954-55; los Campeón de Campeones de 1963-64 y 1964-65; un partido dentro de la Copa Libertadores de América en 1998 y apenas la semana anterior, dos clásicos al hilo: uno de la Copa MX 2019 (11 de marzo) y otro de la Liga MX 2019 (16 de marzo). 

En la capital de la República hay un clásico que la gente denomina “joven” y que se da entre el Cruz Azul y el América. Este duelo surgió cuando los dos equipos disputaron el título por el campeonato de la temporada 1971-1972; en ese partido, Cruz Azul venció a las Águilas cuatro a cero. En la década de los 80, las dos escuadras disputaron tres finales (1984-1985, 1987-1988 y 1990-1991) y en la temporada 1988-1989 América derrotó a Cruz Azul con  marcador global de cinco a cuatro, con lo que dicha rivalidad se convirtió en uno de los clásicos más importantes del futbol mexicano.

Otro de los clásicos mexicanos de la mayor relevancia en el país es el “regio”, en el que se confrontan los equipos Monterrey y Tigres, de la capital de Nuevo León. Su primer enfrentamiento fue el 13 de junio de 1974, año en el que se inició su fuerte rivalidad, que ha ido creciendo y nos ha regalado grandes enfrentamientos. Fue en el torneo apertura de 2017 cuando ambos clubes disputaron una final por la liga nacional, misma que ganaron los felinos.

La edad de los tres clásicos es la siguiente: el Atlas-Guadalajara tiene 103 años; el América-Chivas, 92; el  América-Cruz Azul, 54 y el Pumas-América –otro clásico capitalino también reciente–, 58 años.