Nuevo capítulo de la campaña contra Antorcha

En el número anterior, nuestro reporte especial se ocupó del arranque del nuevo gobierno; hicimos referencia a un aspecto de la política del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador

Redacción

2019-03-18
Ciudad de México

En el número anterior, nuestro reporte especial se ocupó del arranque del nuevo gobierno; hicimos referencia a un aspecto de la política del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador: su valoración negativa y, en consecuencia el tratamiento que pueden esperar durante su mandato las organizaciones de la sociedad civil; entre éstas,  aparece como blanco principal, por el número de veces y el tiempo que le ha dedicado, el Movimiento Antorchista Nacional o, como lo ha motejado burlonamente, “la Antorcha mundial”.

Esta semana, buzos de la noticia ofrece a sus lectores la opinión del antorchismo y su interpretación del hecho de ser el centro de los ataques del nuevo gobierno y de su primer mandatario a través de una entrevista exclusiva con su Secretario General, el ingeniero Aquiles Córdova Morán.

El ideólogo del antorchismo sostiene, en primer lugar, que la campaña actual representa solo un capítulo más de una ofensiva permanente que comenzó con el nacimiento de Antorcha Campesina, aunque en este último episodio destaque la voz del Presidente de la República; en esta larga campaña de ataques señala dos vertientes: las fuerzas políticas (de izquierda y de derecha) en busca de poder, de los cargos en todos los niveles de gobierno, que ven en Antorcha un fuerte competidor; y una segunda vertiente, constituida por los grupos de poder económico que ven amenazados sus intereses ante la claridad de los planteamientos de Antorcha y el efecto que producen entre las masas. Córdova Morán nos informa, además, que a pesar de los ataques, calumnias y a veces persecución y violencia, Antorcha se ha mantenido firme, unida y fuerte y ha sabido sortear los peligros.

El dirigente expone, en segundo lugar, las líneas de acción, los planteamientos y la esencia ideológica de Antorcha que alarman a esas dos vertientes, que consideran una grave amenaza para sus intereses y sus privilegios la propuesta de un mejor reparto de la riqueza social, que no se queda en generalidades, sino que propone cuatro caminos para alcanzarlo. 1) Sustituir la política fiscal actual por una política fiscal progresiva. 2) Que el dinero recaudado así por el gobierno se destine a la creación de empleos y al mejoramiento del nivel de vida de toda la población: educación, salud, servicios urbanos, etc. 3) Que los empleos sean bien remunerados. 4) Reorientar el gasto público, hoy destinado en su mayor parte a las clases altas.

En torno a la campaña mediática contra Antorcha por el origen de sus negocios, el dirigente demuestra que los recursos con que se financia su organización son absolutamente legales, legítimos y producto del trabajo constante de todos sus miembros a lo largo de 45 años; y que ningún permiso para operar les ha sido otorgado sin cubrir previamente hasta el último requisito. Agrega que Antorcha es la prueba viviente de que es posible y necesario que toda organización revolucionaria cuente con independencia financiera del Estado y de los poderosos.