Tren Maya se encamina a ser un elefante blanco 

Marko Cortés, dirigente nacional de Acción Nacional, advirtió que el proyecto del Tren Maya se convertirá en un elefante blanco porque necesitará subsidios para su eventual operación.

Abigail Cruz Guzmán

2022-08-04
Ciudad de México

El dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés, advirtió que el proyecto del Tren Maya se convertirá en un elefante blanco porque necesitará subsidios para su eventual operación.

Cortés Mendoza insistió en que el Tren Maya “es un capricho más, es una ocurrencia más al margen de la ley del presidente de la República y de su gobierno, sin planeación, sin estudios técnicos, sin impacto ambiental ni transparencia y sin futuro, tal cual como ocurrió con la remodelación del Aeropuerto de Santa Lucía o la refinería de Dos Bocas”.

En conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por el diputado federal Gabriel Quadri y José Luis Luege Tamargo, el político michoacano destacó que este proyecto es una ocurrencia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Si alguna vez llegase a terminarse el tren, éste será un elefante blanco de lo más caro de la historia de México. Los especialistas dicen que siempre va a requerir subsidios para su eventual operación, igual que la refinería de Dos Bocas ya inaugurada, aunque todavía no refina y que pronto no va a refinar ni siquiera un litro de gasolina. Igual que el recién remodelado aeropuerto de Santa Lucía, el cual para operar este año está requiriendo mil 370 millones de pesos de subsidio que no están sirviendo para las y los mexicanos”.

Cortés Mendoza denunció también que el gobierno de México está presionando al poder judicial para que las obras prioritarias de la actual administración no se detengan.

 

 

Pantano de ilegalidad, la obra costará más de 400 mmdp

En tanto, el diputado Gabriel Quadri, coordinador de Medio Ambiente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN, advirtió que el gobierno federal dejará una pesada carga a la próxima administración con los proyectos del Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el Aeropuerto Felipe Ángeles.

Insistió en que solo el proyecto del Tren Maya costará a los mexicanos más de 400 mil millones de pesos.

Quadri afirmó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) debe tomar una decisión respecto al acuerdo que publicó el presidente para que los proyectos prioritarios sean considerados como asuntos de seguridad nacional.

“Se han violado muchas leyes con la construcción del Tren Maya. Es un verdadero circo, un pantano de ilegalidad y de delitos ambientales.

Desde luego de violó, como ya lo comentaba, el artículo 34 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, porque se inició un proyecto sin estudios, simplemente por el capricho de una autócrata. También se violó el artículo 28 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente cuando se inicia un proyecto de este tipo, sin la autorización correspondiente en materia de impacto ambiental y también sin las autorizaciones de cambio de uso de suelo”, indicó el también excandidato presidencial.

Agregó que se está violando el código penal federal en sus artículos 418 y 418 quarter, porque en estos artículos del Código Penal se establece claramente como delitos ambientales el deforestar y construir la vegetación natural, sin permisos expresos de la autoridad y se establecen penas de cárcel de hasta ocho y nueve años a quien así lo haga. 

José Luis Luege afirmó que "la violación más grave es haber iniciado la obra sin la aprobación sobre impacto ambiental, eso es penal. Pero hay otros aspectos fundamentales en el impacto ambiental, como es, por ejemplo, la selva en toda esa región, lo que ordena la ley es buscar si hay áreas impactadas sobre la que se puede llevar el proyecto, concretamente el tema del tramo 5, que pudiera haber ido sobre la vialidad, sobre la zona federal de la carretera de Cancún-Tulum.

“Lo siguiente es que el impacto ambiental no puede ser parcializado en un proyecto de esta magnitud, tiene que ser una manifestación de impacto ambiental regional. No se vale hacerlo por pedacitos y de a conveniencia, sino hay que ver todo el conjunto del impacto del proyecto completo”.