EE. UU. quiere demostrar su impunidad con Pelosi en Taiwán

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó este miércoles que la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, refleja el deseo de Washington de demostrar su impunidad.

Redacción

2022-08-03
Ciudad de México

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó este miércoles que la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, refleja el deseo de Washington de demostrar su impunidad.

"Es un deseo de demostrar a todo el mundo su impunidad y ser permisivo", indicó el canciller ruso. Dijo que no ve ninguna razón para "crear tal irritación prácticamente de la nada, sabiendo muy bien lo que significa para la República Popular de China", afirmó en conferencia de prensa en Naipyidó (Myanmar).

El funcionario ruso señaló que Washington no ha hecho ningún llamamiento a Moscú para reanudar las negociaciones sobre el tratado de sustitución del START III (Tratado de Reducción de Armas Estratégicas). Según Lavrov, el año pasado se celebraron dos rondas de conversaciones, "tras las cuales la parte estadounidense hizo una pausa" y no ha propuesto reanudarlas.

"Tienen la costumbre de anunciar cosas por el micrófono y luego olvidarse de ellas. No se nos ha pedido que reanudemos las negociaciones", declaró.

Por lo que, afirmó, Rusia asume que China decidirá por sí misma si se une a las conversaciones cuando se reanuden. "Los estadounidenses son muy conscientes de nuestra postura", concluyó.

Pese a la oposición de Pekín, Nancy Pelosi llegó este martes a Taiwán; estuvo menos de 24 horas en la isla, al que, dijo la funcionaria, “no abandonará”.

Pelosi aterrizó anoche en Taipéi y desarrolló en este día una intensa agenda "no oficial" que incluyó visitas al Parlamento taiwanés, a la presidenta Tsai Ing-wen y un encuentro con activistas por los derechos humanos antes de partir por la tarde hacia Corea del Sur.

Por su parte, desde China reiteraron que el viaje de la legisladora estadounidense infringe la soberanía y la integridad territorial del país, al tiempo que representa "una seria violación" del principio de una sola China y de los tres comunicados conjuntos entre Washington y Pekín.