En México hay muchas Cecilias que están en peligro de muerte

Suman 110 defensores de derechos humanos asesinados en lo que va del presente sexenio, afirmó la vicecoordinadora del PAN en la Cámara Alta, Kenia López Rabadán, refiriéndose al crimen de la activista.

Abigail Cruz Guzmán

2022-05-23
Ciudad de México

Luego del asesinato de la activista Cecilia Monzón, el Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado advirtió que a diario hay muchas Cecilias” que están en peligro de muerte o que son asesinadas, pero el Gobierno federal no tiene ni siquiera una idea del problema.

La activista Cecilia Monzón fue asesinada el 21 de mayo cuando circulaba en el municipio de San Pedro Cholula, en el estado de Puebla por dos sujetos que viajaban a bordo de una motocicleta.

En conferencia de prensa, la vicecoordinadora de la bancada del PAN en la Cámara Alta, Kenia López Rabadán, refiriéndose al crimen de la activista, precisó que suman 110 defensores de derechos humanos asesinados en lo que va del presente sexenio.

López Rabadán aseveró que México no sólo vive una de las peores crisis de inseguridad, sino que, en el caso particular de los ataques contra activistas, es urgente que el gobierno federal se ocupe del tema.

“Lo que ocurre en México, no solamente es una frase en la mañanera, es un sistema que no funciona, el problema es que no hay políticas públicas que ayuden a las mujeres, no hay un discurso desde el gobierno que proteja a las mujeres, el problema es que el Presidente de la República nunca se ha considerado feminista, el problema es que el Presidente de la República no reconoce siquiera la cifra de feminicidios”, recalcó.

Kenia López Rabadán dijo que el problema “es que todos los días hay muchas Cecilias, todos los días hay muchas mujeres que están en peligro de muerte o que son asesinadas y desde el gobierno no hay una política ni de ejecución de política pública ni de discurso ni de entendimiento del problema”, manifestó.

La también senadora de la República indicó que el titular del Ejecutivo federal debe hacerse responsable del “poder de su voz” en las conferencias mañaneras y frenar su “litigio diario” con los periodistas, porque su ejemplo puede acarrear más agresiones.

“El Presidente se siente con el derecho de agredir a los periodistas y si el Presidente se siente con el derecho de agredir a los periodistas, cualquiera tratando de simularlo se siente con el derecho de agredir e incluso de asesinar a un periodista, el Presidente debe de darse cuenta, su litigio diario sistemático en contra de algunos comunicadores es el peor ejemplo que puede dar”, subrayó.