Nopal y chile, entre productos contaminados por plaguicidas ilegales

El nopal, chile jalapeño, cilantro, tuna, chile serrano, papaya y el ejote concentran el 54% de las alertas por contaminación química de plaguicidas ilegales, informó Cristian García, director ejecutivo PROCCyT.

Abigail Cruz Guzmán

2022-05-13
Ciudad de México

En el marco del “Día Mundial de la Sanidad Vegetal”, organizaciones protectoras de cultivos, hicieron un llamado a las autoridades para enfrentar cuanto antes el comercio ilegal de plaguicidas, así como la fabricación apócrifa de sustancias que dañan al campo mexicano, a los consumidores y a las familias productoras que viven gracias a la agricultura.

Al presentar la campaña “diga no a las plaguicidas ilegales”, la asociación civil PROCCyT (Protección de Cultivos, Ciencia y Tecnología) indicó que, en términos de las ventas a nivel distribuidor, 15 por ciento del sector ilegal detectado por la industria privada equivaldría a 210 millones de dólares.

Cristian García de Paz, Director Ejecutivo del organismo, informó que existen siete productos en México que concentran el 54 por ciento de las alertas por contaminación química por el uso de plaguicidas ilegales: nopal, chile jalapeño, cilantro, tuna, chile serrano, papaya y ejote.

Destacó que tan sólo en 2020, el 13 por ciento de los productos utilizados para actividades agrícolas no tenían registro, de acuerdo con la medición que hace Campo Limpio AMOCALI A.C. sobre la recolección de envases vacíos.

Un análisis que hace la FDA (Food and Drug Administration) de la industria exportadora de México a EEUU, reveló que 5 estados reportan mayores alertas y podrían estar involucrados en el comercio ilegal: Puebla (18.6%), Baja California (14.2%), Chihuahua (10%), Sinaloa (6.3%), Nuevo León (5%).

“Hoy en día, nuestra salud como la salud de nuestro planeta depende de las plantas y las buenas prácticas agrícolas. Las plantas constituyen el 80% de los alimentos que comemos, pese a lo cual están amenazadas por acciones como el comercio ilegal. Éste afecta tanto a la seguridad alimentaria como a la agricultura, que es la principal fuente de ingresos para las comunidades rurales vulnerables”, advirtió.

La campaña estará centrada en concientizar a productores, técnicos y distribuidores, mediante cursos gratuitos presenciales y virtuales, sobre el impacto negativo del comercio ilegal, las consecuencias a la industria, medio ambiente, la salud de las personas y en la calidad de los productos finales.

García de Paz dijo que “es necesario resaltar los efectos nocivos que los plaguicidas ilegales tienen en el campo y la industria, ya que lo barato sale caro”. Los productos pirata pueden ser entre 20 y 40% de menor precio respecto a los legales; y los robados tienen un precio 50% más barato (se venden en mercados sobre ruedas, redes sociales, plataformas de comercio en línea y venta directa a productores).