La errónea política de salud pública

La improvisada “fundación” del IMSS Bienestar y el grave problema de la falta de acceso a los servicios médicos que sufren la mayoría de los mexicanos, son dos temas de actualidad íntimamente relacionados abordados por el Reporte Especial.

Redacción

2022-04-24
Ciudad de México

Hay errores que se pagan muy caros; y en el caso de la política sanitaria, los fracasos y la improvisación los paga el pueblo, sus sectores más vulnerables, más desprotegidos, las capas sociales de menores ingresos.

Según estudios realizados por especialistas, en México solo tiene acceso a los servicios de salud poco más de la mitad de la población; y, actualmente, organismos nacionales e internacionales estiman que quienes no tienen acceso a este servicio alcanzan la cifra de 66 millones. Desde los primeros años de este gobierno se observa una tendencia a la disminución del número de mexicanos que cuenta con servicios sanitarios; y es precisamente en este periodo cuando se desmanteló el Seguro Popular y se improvisó el fallido Insabi, que ahora será sustituido por una “nueva” dependencia pública: el IMSS-Bienestar; también al principio del sexenio tuvo lugar la tardía respuesta a las recomendaciones de organismos internacionales, negligencia que provocó el contagio y la muerte de millones de mexicanos por el peligroso SARS-COV2.

La improvisada “fundación” del IMSS Bienestar y el grave problema de la falta de acceso a los servicios médicos que sufre la mayoría de la población mexicana son dos temas de actualidad, íntimamente relacionados, que aborda el Reporte Especial de esta semana; ambos temas se encuentran en la esencia de una importante problemática social: la salud de los mexicanos y la errónea política aplicada por el Gobierno Federal al no dar protección a todos los habitantes y no prevenir los efectos de terribles azotes que en el mundo afectan principalmente a los pobres, primeras víctimas de enfermedades inesperadas como la pandemia de Covid-19.

Expertos en el tema explican las causas del surgimiento del IMSS-Bienestar, su existencia desde hace varias décadas y su transformación mediante cambios de nombre a través de los sexenios; el fracaso de su último antecesor, el Insabi; su arranque lleno de carencias y los efectos de la improvisación sobre los mexicanos más necesitados de servicios sanitarios y prestaciones sociales: los trabajadores.

En torno a la falta de acceso a los servicios de salud, se informa sobre la gravedad de la situación, de los millones de mexicanos que carecen de servicios sanitarios y de la deficiente atención que reciben aquellos que tienen la suerte de figurar en el padrón de beneficiarios. Por último, se recoge la opinión y el pronóstico de notables personalidades en este ámbito, que auguran, para el plazo inmediato, una situación más grave debido a la improvisación y a que la 4T no aprende de sus fracasos, desprecia el conocimiento y su aplicación en las políticas de salud pública.