Ciudad de México cambia a amarillo; no habrá cierre de actividades

Ante el número de contagios de SARS-CoV-2 registrado en los últimos días, del 24 de enero al 6 de febrero, la CDMX pasará a semáforo epidemiológico amarillo. No obstante, no habrá cierre de actividades.

Abigail Cruz Guzmán

2022-01-22
Ciudad de México

La Secretaría de Salud federal informó que ante el número de contagios de SARS-CoV-2 registrado en los últimos días, del 24 de enero al 6 de febrero la Ciudad de México estará en semáforo epidemiológico amarillo.

No obstante, no habrá cierres ni cambios en las actividades económicas, todo permanecerá como hasta ahora, señaló la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

"Es importante adelantar que nuestra estrategia es vacunar y dar la información a la ciudadanía para protegernos, que no se va a cerrar ninguna actividad, cualquiera que sea el color del Semáforo", informó Sheinbaum Pardo.

"En un esfuerzo responsable por continuar con la recuperación económica de la ciudad, no se cerrarán actividades económicas, por lo que se solicita a la población a mantener las medidas sanitarias como el uso correcto de cubrebocas; lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o usar gel antibacterial; ventilar espacios; y en caso de síntomas leves de Covid-19, permanecer en casa aislado para evitar contagiar a otras personas", informó la funcionaria a través de una tarjeta informativa.

El Gobierno capitalino recuerda a las personas que es fundamental vacunarse contra COVID-19 con el propósito de contar con protección ante la enfermedad.

En tanto, el director general de Gobierno Digital de la ADIP, Eduardo Clark hasta este viernes mil 977 personas se encontraban hospitalizadas, de las cuales 381 estaban en terapia intensiva.

La cifra total representa un incremento de 563 por ciento con relación al 23 de diciembre, donde se tuvieron 298 hospitalizaciones, la cifra más baja después de la primera ola.

Además, indicó que actualmente la positividad de la enfermedad se ubica en 34 por ciento.

Por otra parte, indicó que en los últimos días entre el 20 y el 40 por ciento de los ingresos hospitalarios contabilizados como pacientes COVID-19 están internados por alguna causa distinta a la enfermedad, como un accidente o cirugía, pero al ingresar a unidad médica y hacerse una prueba de control salen positivos a la enfermedad.

"En el caso de la SEDESA, el 42 por ciento de los pacientes del día de ayer, hospitalizados en las bases que damos seguimiento, estaban hospitalizados con COVID; es decir, no por el virus, es un dato muy importante. En el caso de SEDESA es particularmente relevante derivado de los hospitales de trauma. Por ejemplo, Xoco y Balbuena que reciben a muchas personas que entran por otras causas ajenas al COVID, pero se les hace una prueba al entrar y salen así", detalló