El guardadito de Sheinbaum para su campaña presidencial

Decenas de miles de familias capitalinas no se desarrollaron por falta de inversión pública en los servicios urbanos básicos, ya que su jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, subejerció 30 mil mdp destinados a estos rubros.

Abigail Cruz Guzmán

2021-12-04
Ciudad de México

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), Claudia Sheinbaum Pardo, subejerció más de 30 mil millones de pesos (mdp) de 2019 a este año en detrimento de la inversión pública en los servicios urbanos básicos y contra decenas de miles de familias pobres de la población capitalina.

Datos del gobierno de la CDMX revelan que hasta el 30 de septiembre pasado, el gasto neto programado del sector público era de 179 mil 580 mdp y que el presupuesto ejercido en ese mismo periodo fue de 149 mil 160.4 mdp; es decir, 30 mil 419.6 mdp menos del esperado en el tercer trimestre. Además, en el gasto programado para este último periodo anual, solo ejerció 88 mil 552.2 mdp y reservó 20 mil mdp.

El gasto programable es el que se destina a bienes, servicios y programas sociales, así como a la operación de las instituciones de gobierno capitalino. Esta información forma parte del Informe de Avance Trimestral Enero-septiembre 2021 que la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) de la CDMX, entregó al Congreso de la Ciudad.

El gasto programado de la CDMX, a septiembre de este año, era de 108 mil 717.7 mdp; y entre enero y este mes, la administración de Sheinbaum no ejerció 20 mil 165.5 mdp. Ángel Isaac Ochoa Pérez, presidente de la organización civil Ciudad con Todos, reveló que en la actual administración hay “un pésimo” control de los recursos y que tampoco existe la capacidad para disponer de un programa para rescatar la economía capitalina.

“Es lamentable ver cuántos negocios han quebrado, cuántas empresas han tenido que cerrar sus espacios laborables; e insisto en que todo ello tiene que ver con el mal desarrollo y desempeño del gobierno que encabeza Claudia Sheinbaum y su partido Morena”, advirtió el especialista.

Pero el subejercicio presupuestal es una práctica común en los gobiernos del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), y la Jefa de Gobierno ha recurrido a él desde 2019, cuando recién llegó; Ochoa Pérez lo atribuye a su ignorancia en la administración pública y a la bancada de Morena en el Congreso de la Ciudad, que en solo cuatro días dictaminó y aprobó una iniciativa suya que le ha permitido gobernar por decreto y concentrar el poder presupuestal en sus manos.

El 19 de junio de 2020, en el marco de un periodo extraordinario, celebrado en forma virtual, y cuya convocatoria fue cuestionada por violar los procedimientos legislativos, Morena aprobó, con algunos matices, las reformas propuestas por Sheinbaum Pardo a la Ley de Austeridad, Transparencia en Remuneraciones, Prestaciones y Ejercicio de Recursos de la Ciudad de México, denominada popularmente como “ley Sheinbaum”.

Esta nueva legislación autoriza al Jefe de Gobierno disponer de los recursos públicos de la CDMX sin consultar al Congreso de la Ciudad en situaciones de emergencia. Por ello, a partir del segundo semestre de 2020, Sheinbaum ha administrado el gasto de la capital como si fuera el de su casa; y ha ahorcado la economía mediante los subejercicios del gasto público, como se constató en septiembre de 2021.

 

El guardadito para las campañas

El integrante de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública del congreso capitalino, el panista Federico Döring, aclaró que se han detectado subejercicios en las secretarías de Salud, Obras y Servicios; Inclusión y Bienestar Social, Desarrollo Económico, Turismo, Medio Ambiente, Gestión de Riesgos, Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), Seguridad y Educación; además de órganos desconcentrados, como el Sistema de Aguas, entre otros.

“La Jefa de Gobierno cuenta con 10 mil mdp adicionales, debido a que utilizó la pandemia para mentir al informar que iba a recaudar menos y que necesitaba recursos adicionales. Es decir, tiene cerca de 25 mil mdp por ejercer, que es un monto considerable; no todo es subejercicio; pero parte de ese dinero estaba calendarizado y el informe que recibimos es un corte al mes de septiembre”, explicó.

Döring indicó que estos subejercicios y los objetivos que no alcanzó el gobierno de la CDMX, en este año, demuestran que con más hicieron menos; y que con mentiras e hipocresía Sheinbaum “manipuló” a la mayoría de Morena para disponer de discrecionalidad presupuestal.

Daniela Álvarez Camacho, diputada de la Asociación Parlamentaria Ciudadana, declaró que los subejercicios han sido denunciados reiteradamente por los legisladores de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), así como por la organización que representa; según los documentos del propio gobierno capitalino, estos subejercicios ascienden a más de 27 mil mdp.

El diputado panista Luis Alberto Chávez García aseveró que en este año hubo mayor recaudación y recursos adicionales para la CDMX porque, además de un subejercicio que puede llegar a los 30 mil mdp, el gobierno de Sheinbaum contrajo deuda.

Los integrantes del PAN no descartan que esos recursos puedan ir a la precampaña presidencial de la Jefa de Gobierno, quien a todas luces parece la favorita del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para sucederlo.

“Según Claudia Sheinbaum, para poder destinar inmediatamente recursos adicionales a la atención de la pandemia, sin necesidad de lidiar con el Congreso de la Ciudad de México o de la tramitología del Congreso, se le dio la discrecionalidad de los recursos, manipulando con Morena la ley Sheinbaum”, aseguró Federico Döring.

“Hizo menos con más y está reprobada, porque de las metas fijadas no cumplió; Sheinbaum pidió discrecionalidad y opacidad para que se le diera dinero para la pandemia, con ello mintió al Congreso y a la opinión pública, al no gastar y no ejercer el recurso en la salud de los ciudadanos”, denunció el panista.

Aunque no hay sanciones por no ejercer los recursos presupuestados, Federico Döring recordó que sí hay un plazo para ejercerlos, por lo que tiene hasta el 31 de diciembre de este año para gastar lo programado.

El también exsenador de la República recomendó a la funcionaria capitalina que, con ese subejercicio, promueva la reactivación económica para que su administración no tenga un nuevo fracaso económico y social, como los que tuvo en 2019 y 2020.

 

Artimañas para no gastar lo programado

A pesar de disponer de los recursos financieros necesarios, Sheinbaum ha criticado a los alcaldes de oposición integrados en la Unión de Alcaldías de la CDMX (UNACDMX), quienes solicitan mayor presupuesto para 2022 para atender las necesidades de sus gobernados. En esa actitud, según Döring, se advierte una posible artimaña política para ocultar el gasto de los 30 mil mdp en contratos ordenados por el Presidente.

Sin embargo, detalló, “la ley establece criterios para asignarlos; por ejemplo, el presupuesto dice que el 10 por ciento de ese total se deberá repartir entre las 16 alcaldías; parte de ese presupuesto se tiene que ir a proyectos de vivienda de interés social; no todo, pero sí lo que queda sería utilizado a discreción y, entonces ahí, se puede gastar en lo que quieran; y entonces podría recurrir a cualquier artimaña financiera”.

El PAN dijo que estará vigilante del destino de esos recursos, especialmente si sospecha que son asignados a proyectos sociales u obras públicas, solo financiadas en las alcaldías donde gobierna Morena; ya que, desde junio pasado, Claudia Sheinbaum suspendió sus giras y anunció proyectos de infraestructura en las demarcaciones donde su partido perdió.

Por ello, se molesta cada vez que los alcaldes de la UNACDMX insisten en su demanda de aumento presupuestal para el próximo año; y en función de éste, argumentan que el gobierno capitalino recibió, de la Cámara de Diputados, un aumento en su gasto público que ejercerá en 2022. “Los legisladores de oposición daremos la batalla, pelearemos por que ese beneficio se comparta en las 16 alcaldías”, ofreció el diputado local.

El coordinador de la bancada del PAN en Donceles y Allende, Christian Von Roehrich, exhibió la insensibilidad e ineptitud gubernamental de Sheinbaum y colaboradores quienes, mediante el subejercicio, “desperdiciaron dos mil 500 mdp (que eran) para brindar atención a los enfermos o dar tratamientos clínicos a quienes sí lo necesitan, dejando muertos y familias en el sufrimiento por esta ineptitud gubernamental”, afirmó en entrevista.

“La prueba son los datos duros, recortes al presupuesto, subejercicio de recursos a las metas establecidas; por lo que es obligación del gobierno de la CDMX y del Congreso de la Ciudad de México destinar los recursos necesarios para que obliguemos al gobierno a dar buenos resultados en materia de salud, así como en otros rubros donde se necesitan”, agregó.

Además, el gobierno morenista realizó esta acción justo en el periodo más crítico de la pandemia, y “más allá del subejercicio –enfatizó el legislador– significa que se desperdició dinero en una crisis de salud sin precedentes, con la tasa de letalidad más alta. Somos una vergüenza a nivel nacional”, insistió.

En su III Informe de Gobierno, Sheinbaum intentó ocultar o disimilar el subejercicio mediante el uso de una novedosa categoría de gasto que denominó “gasto comprometido”, artimaña que los especialistas atribuyen a la secretaria de Administración y Finanzas, Luz Elena González Escobar.

A decir de esta funcionaria, el “gasto comprometido” representa un acto administrativo o un instrumento jurídico ejecutado por una autoridad competente “que formaliza una relación jurídica con terceros para la adquisición de bienes y servicios o ejecución de obras”. Mediante el uso de esta figura legal y del gasto programable, el gobierno de Sheinbaum gastó 110 mil mdp.

Sin embargo, hubo dependencias del GCDMX que ni así habían cumplido las metas de gasto para el tercer trimestre. En éste se encontró que la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), entre enero y septiembre, debió ejercer 14 mil 773.2 mdp; pero aún con el “presupuesto comprometido”, solo ejerció 14 mil 583.2 mdp, y sin éste, solo gastó 12 mil 798 mdp. La SSC debió erogar nueve mil 989 mdp de enero a septiembre y con el “presupuesto comprometido”, nueve mil 914 mdp, pero si se le quita este renglón solo ejerció ocho mil 473 mdp.

En situación similar se hallaban la Secretaría de Salud (SS) y la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE) –fundamental para la reactivación económica de la capital– a cargo de Fadlala Akabani Hneide, que tenía un gasto programado de 130.8 mdp y solo erogó 115.4 mdp. Aún con el “presupuesto comprometido”, está dependencia gastó 126.4 mdp.

Las secretarías de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), Turismo (ST), Medio Ambiente (SMA), Gestión de Riesgos (SGR) y Educación (SE), así como la Contraloría, tuvieron subejercicios, aun con sus gastos de “presupuesto comprometido”.

Entre los órganos desconcentrados del GCDMX destaca el subejercicio del Sistema de Aguas que, ese año, debió ejercer 10 mil 478 mdp y solo erogó siete mil 972 mdp del gasto programado y 10 mil 141 mdp del “presupuesto comprometido”. Este hecho llama la atención porque, en la capital de la República, habitan miles de familias que carecen del servicio de agua potable.

El presupuesto anual que el Congreso de la Ciudad aprobó para el gobierno capitalino de cara al 2021 fue de 217 mil 962 mdp; pero según el Informe Trimestral de la SAF del GCDMX, esa cantidad creció y llegó a 235 mil 887 mdp; es decir, se acercó a los 238 mil 975 mdp que tuvo antes de la pandemia de Covid-19.

 

Morena quiere tapar el subejercicio

La titular de la SAF del gobierno capitalino, Luz Elena González, compareció de manera virtual el pasado 12 de noviembre ante las comisiones de Presupuesto y Hacienda del Congreso de la Ciudad de México, dentro de la sesión sobre la glosa del III Informe de Claudia Sheinbaum, en el que defendió el manejo presupuestal de la administración capitalina y la forma en que ejerció el gasto destinado a combatir la pandemia.

González dedicó buena parte de la glosa a negar el subejercicio de más de 27 mil mdp –básicamente con el argumento de que el año no concluye aún– y a soslayar la acusación de los partidos opositores de que el confinamiento sanitario y la ineptitud del gobierno local se habían conjuntado para provocar la caída del 9.5 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB) y la pérdida de 233 mil empleos.

Según su informe, el presupuesto de la ciudad es de 235 mil mdp, de los que se ejercieron y comprometieron 187 mil 248 mdp, cifra equivalente al 79.4 por ciento del gasto en el tercer trimestre. “Es decir, no existen esos 27 mil mdp”, respondió; y lo que falta es el ejercicio del último trimestre de 2021, que equivale el 25 por ciento del año.

Esta respuesta generó el comentario de la consejera del PRI, Adriana Rangel Flores, quien afirmó que el Congreso de la Ciudad de México debe pedir cuentas a la Jefa de Gobierno ya que, “desafortunadamente”, los subejercicios se han convertido en una práctica “muy común” en el actual gobierno.

“Los ciudadanos tenemos que estar pendientes y exigirle cuentas a la autoridad porque ese dinero es de los mexicanos, porque es de los impuestos que pagamos, de las actividades que también nosotros vamos desarrollando y que salen etiquetados; rubros como el del sector de salud, infraestructura, inseguridad y otros problemas están creciendo en este momento, por lo que son rubros en los que se debe invertir y es necesario pedirle cuentas a la autoridad y que se apliquen los recursos a los rubros para los que fueron designados”, exigió.

La excandidata del PRI en la CDMX no descartó que esos recursos sean utilizados para la precampaña presidencial de la Jefa de Gobierno o en las obras faraónicas de AMLO; y aclaró que, si no se ejercen tales recursos, deben ser devueltos a la federación. También indicó que ni la gente ni los partidos de oposición deben permitir que se siga perjudicando a los más pobres; y exigió que esos recursos sean aplicados a la atención de los problemas educativos, de salud, vivienda y seguridad pública.

Irma Ferreira, de la organización civil Ciudad con Todos, coincidió con Döring y Rangel en que ese dinero no debe ser usado en los antojos e intereses políticos de Claudia Sheinbaum y del presidente, sino aplicarlos en los rubros para los cuales fueron etiquetados.