REPORTAJE PUEBLA

Enconada pugna por la gobernatura de Puebla

/facebook @twitter
Álvaro Ramírez

Con un cúmulo de irregularidades en cada uno de los momentos del proceso, desde la jornada electoral, con el robo de urnas, violencia y hasta balaceras en los centros de votación; en el conteo rápido y el sospechoso retraso en el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP); con el escándalo por los hechos de violencia protagonizados por simpatizantes morenistas, pretextando haber descubierto un laboratorio del PAN en un conocido hotel, así como la quema de papelería electoral y disturbios, la elección de gobernador del estado de Puebla tiene aún un largo camino hacia su resolución, que deberá pasar por las aduanas del recuento voto por voto, el litigio en el Tribunal Estatal, primero, y el Federal, después.

Con apenas 3.8 puntos de diferencia oficial entre la candidata de la alianza Por Puebla al Frente Martha Érika Alonso Hidalgo, y el abanderado de Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta, los ánimos se han enardecido entre los dos bandos; al cierre de la jornada del 1º de julio, los morenistas alegaban que siete de cada 10 encuestas de salida le daban el triunfo a su candidato. Con manifestaciones ciudadanas, como una marcha realizada la noche del martes tres de julio y otra el domingo ocho, exigieron “limpieza en el proceso”.

La escasa diferencia y contradicción en los resultados de menos de 97 mil votos en una elección en que participó cerca de 70 por ciento de la Lista Nominal de 4.5 millones de poblanos, tienen en vilo el resultado.

El mayor problema se registró el pasado tres de julio al mediodía, cuando un grupo de morenistas, haciendo uso de violencia extrema e innecesaria, irrumpieron en el Hotel M&M de la capital, en donde aseguraban haber descubierto un centro de operaciones instalado para clonar las actas y encuadrar artificialmente la supuesta ventaja de la esposa del exmandatario poblano Rafael Moreno Valle Rosas.

El laboratorio panista
Golpes, llanto de panistas juveniles, muchas de ellas mujeres, la acusación de robo de equipo de cómputo y papelería se dieron a la par de la localización, en este búnker, de vehículos oficiales, trabajadores del gobierno del estado, operadores electorales del morenovallismo y hasta de un magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), quienes no tenían justificación para estar encabezando la operación panista.

Candidatos ganadores, simpatizantes y dirigentes estatales del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), encabezados por los electos diputado local José Juan Espinosa y senador Alejandro Armenta Mier, así como el dirigente estatal de ese partido, Gabriel Biestro, rompieron puertas para entrar a este sitio, al que calificaron de ilegal, desde donde, aseguraban,  “se operó el robo de la elección al legítimo ganador, Barbosa”.

En respuesta, el Partido Acción Nacional (PAN), argumentó que se trataba de un centro de cómputo y recolección de datos y que si se encontraron actas era porque así lo permite la ley.

Las policías Municipal, Estatal y Federal, así como la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) de la PGR intervinieron y fueron aseguradas más de 60 personas que, sin embargo, fueron puestas en libertad apenas unas horas después, con la advertencia de que no dejaran el estado, mientras se profundiza en las investigaciones.

Posesión “ilegal” de papelería electoral
La papelería encontrada en el lugar de los hechos fue puesta a disposición de las autoridades, quienes determinaron que su posesión encuadra en los parámetros de la normalidad.

Sin embargo, Santiago Nieto Castillo, extitular de la FEPADE y hoy miembro del equipo jurídico de Barbosa y de Morena, advirtió que las anomalías denunciadas violan artículos de las leyes electorales estatal y federal y que constituyen un ilícito. En realidad se trató, dijo Nieto, de “un lugar de recolección de material electoral y documentos públicos electorales con datos apócrifos”, con el que se configuran al menos una decena de delitos específicos.

Agregó que lo hallado en ese “laboratorio panista”,  representa delitos que se configuran como: “violación al Artículo 7, Fracción Cuarta de la Ley General en Materia de Delitos Electorales, en este caso por la obstaculización de las tareas de los funcionarios electorales y por intentar introducir o sustraer de forma ilícita boletas electorales de las urnas”.

De la misma forma, “se viola el Artículo 9, Fracción Tercera, de la Ley General en Materia de Delitos Electorales, que prohíbe a los funcionarios partidistas y dirigentes la sustracción y/o alteración de documentación pública electoral”.

Hay más, dijo: en el lugar, como muestran muchos videos publicados, principalmente, a través de Facebook Live, se hallaron “sábanas que debieron quedarse fuera de las casillas para mostrar los resultados; documentos originales, actas originales de escrutinio y cómputo, con las marcas correspondientes, las cuales se encontraban dentro de un vehículo oficial del municipio de Cuetzalan”.

En conferencia de prensa realizada en la sede del Instituto Nacional Electoral (INE) en la Ciudad de México, el pasado cuatro de julio, Nieto Castillo aseguró que la documentación hallada consiste en “documentos públicos de naturaleza electoral, porque las copias al carbón que fueron encontradas no solamente pertenecen a los partidos que integran el Frente, sino también a otros institutos políticos y no tienen bajo ninguna circunstancia los dirigentes partidistas en el estado de Puebla la facultad para tener ese tipo de documentación”.

“Finalmente –describió– hay una violación a los Artículos 11, Fracción Tercera, y 14 en relación con la Ley General en Materia de Delitos Electorales, por peculado electoral. La legislación prohíbe utilizar bienes o servicios que los servidores públicos tengan a su alcance para beneficiar a un partido político o candidato o candidata, como es el caso. En el punto específico, se encontraron vehículos del municipio de Cuetzalan y vehículos del estado que han sido ya asegurados por la Procuraduría General de la República (PGR)”.

Morena solicita abrir los paquetes
Morena ha solicitado ya de manera formal que se abran todos los paquetes electorales, lo que fue rechazado por los consejeros del Instituto Estatal Electoral (IEE), cuyas resoluciones en diversos momentos han tenido que ser revertidas por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

El INE rechazó atraer la elección estatal para gobernador, pues señaló que primero se deben agotar los cauces en las instituciones locales.

Sin embargo, la apertura de los paquetes no significaría un forzoso recuento voto por voto, pues para este supuesto, también previsto en las normas electorales, deben justificarse otras causales que, sin embargo, también se dan en el caso poblano.

La causal más importante consiste en que el número de votos nulos, que al cierre de la edición se calculaban en 102 mil 964, supera a los que hacen la diferencia entre el primero y segundo lugares y está estimado en 96 mil 185 sufragios. Elemento suficiente para abrir las urnas.

Elección plagada de anomalías
El camino es todavía largo y, al cierre de esta edición, los cómputos distritales se realizaban entre anomalías y con extrema lentitud por parte de los 26 Consejos del estado.

Ocho horas después del plazo para comenzar los cómputos, en ocho de los 26 Consejos, ni siquiera existían condiciones para este procedimiento previsto en el Código de Instituciones y Procesos Electorales de Puebla.

La previsión es que, con todo y los retrasos, las anomalías y los momentos procesales continuarían, incluso con la entrega de la constancia de mayoría a la panista Martha Érika Alonso Hidalgo. La certeza la dará únicamente, y en su momento, el TEPJF, que incluso podría emitir una resolución de nulidad.