EDITORIAL

Doble fiesta revolucionaria

/facebook @twitter
Buzos de la Noticia

Este 1º de enero, Cuba celebró el LIX aniversario del triunfo de la Revolución que mostró a Latinoamérica y a todo el mundo que el imperialismo no es invencible y que un pueblo, si lo decide, puede imponer su voluntad, tomar las riendas de su propio destino y sobrevivir a los embates del enemigo, resistir el asedio y mantenerse independiente; 59 años de resistencia al implacable acoso del imperialismo norteamericano hacen doblemente justificada la celebración de ese trascendental acontecimiento; dos veces fueron vencidos los explotadores del mundo: perdieron el control de ese país, que muy pronto se declaró socialista y posteriormente fueron derrotados en todos los terrenos a cada intento de recuperar su dominio, frenar el desarrollo de la Revolución y someter al pueblo de Cuba.

Esta celebración no podía ser solamente del pueblo y el gobierno cubanos, sino de todos los pueblos de la tierra, que desde enero de 1959 cuentan con otro ejemplo, para seguir la ruta del progreso, además de la Revolución Rusa de Octubre de 1917 (que recientemente cumplió cien años); los proletarios rusos ya habían puesto el ejemplo y desde 1959, con el triunfo de la Revolución Cubana, quedó confirmado lo certero de ese camino.

Desde las primeras expropiaciones sufridas por el capital, los monopolios yanquis y su feroz gobierno comenzaron el asedio contra La Isla; todas las formas del intervencionismo fueron ensayadas por ellos, desde campañas mediáticas de difamación y calumnia, espionaje, infiltración de terroristas y grupos subversivos, financiamiento de la oposición, hasta el apoyo militar a los contrarrevolucionarios que creyeron aglutinar en su favor al pueblo de Cuba; todas sus medidas fracasaron. El pueblo cubano, como una roca, los enfrentó y los hizo morder el polvo.

Cuba permanece de pie, su Revolución marcha hacia el futuro y se ha convertido en un modelo a seguir por los revolucionarios dispuestos a sacudirse el yugo del capital. En todo el mundo, los amigos y simpatizantes de Cuba condenan las medidas del imperialismo yanqui contra el pueblo y gobierno de ese país heroico celebrando el aniversario de la Revolución más importante del siglo XX en América Latina y también el natalicio del gran patriota y visionario José Martí.

En Estados Unidos también se han levantado algunas voces para condenar el acoso del gobierno de Trump contra Cuba y el retroceso de las negociaciones iniciadas con el anterior presidente; pero la política genocida, el cerco que asfixia a Cuba, no son actos aislados del presidente actual de la superpotencia imperialista; son obra del capital mundial, que teme al ejemplo de la Revolución y por lo tanto no cejará en su empeño por doblegar la voluntad de un pueblo entero.

Este semanario también se solidariza con el pueblo cubano, que avanza a pesar de los embates del enemigo principal de los pueblos del mundo y de todos aquellos que luchan por su liberación, su independencia y su bienestar; en esta ocasión, buzos dedica su reporte especial al aniversario de la Revolución Cubana y al nacimiento del patriota José Martí, quien soñara con una Cuba independiente, tal como lo es la actual.