BIOGRAFÍA

Rogelio Martínez Jiménez

/facebook @twitter
Sandra Ginez Lezama

Nació en San Juan Coatzospam, Oaxaca, donde radicó junto con su familia por casi 10 años. Desde pequeño mostró un carácter tranquilo, era muy obediente y bien portado, además de solidario. Acudió a una escuela-internado en su pueblo natal. Ahorraba sus “domingos” para apoyar a su abuelita con los gastos que tenía, según recuerda su madre, Catalina Jiménez Viera.

En 1983 llegó a residir a la Ciudad de México, donde sus padres eran comerciantes.  El 20 de agosto de 1999 llegó a la colonia Luis Donaldo Colosio, de Chimalhuacán, donde sus padres deseaban brindarles mejores condiciones de vida a él y a sus hermanos. Rogelio siempre cuidó de su madre y en función de este objetivo tuvo la intención de comprar un terreno donde construir una casa para sus padres y hermanos, a fin de independizarse.

Un par de días antes del fatídico 18 de agosto del año 2000, Rogelio tuvo un accidente en el trabajo, motivo por el cual le otorgaron incapacidad laboral por un tiempo. Al enterarse de que se llevaría a cabo la toma de protesta del presidente municipal electo, Jesús Tolentino Román Bojórquez, le pidió a uno de sus hermanos que lo acompañara a presenciar la ceremonia, pues tenía curiosidad por observarla. 

Rogelio Martínez luchó por sobrevivir a la agresión de Guadalupe Buendía: fue una bala la que le arrancó la vida a los 17 años de edad. Un amigo suyo, quien tenía el mismo nombre, fue quien avisó a Catalina Jiménez Viera del percance en el que su hijo resultó gravemente herido. Fue trasladado inmediatamente al Hospital 90 camas y después al hospital ABC, pero por su corta edad no pudo resistir la hemorragia causada por la herida de bala. Rogelio falleció a altas horas de la noche del 18 de agosto.

Sus amigos, familiares y conocidos lo recuerdan con cariño y aprecio. Era un joven ejemplar, solidario, humilde y trabajaba por tener una vida mejor. Él le pidió a su mamá que tuviera fe en que Chimalhuacán cambiaría. “Y el día de hoy eso es una realidad, Chimalhuacán es un municipio donde vivimos más felices. Nosotros le hacemos un humilde homenaje y lo recordamos como un joven visionario”, dijo su madre.