ESCAFANDRA

La función pragmática de los mitos

/facebook @twitter
Ángel Trejo

Los mitos son historias fantásticas que el hombre inventa para intentar explicarse sucesos de interés comunitario como su propio origen, el del universo, de la tierra, de los fenómenos naturales, personajes públicos, etc. Forman parte de su mentalidad y tienen el mismo origen psicológico de sus sueños, creencias religiosas e invenciones artísticas y tecnológicas: satisfacer necesidades prácticas (hambre, sed, conservación de la especie, lucha por la sobrevivencia, organización comunitaria, denuncia política).

Algunos mitos antiguos se convirtieron en religiones globales y duraderas debido a su relación utilitaria (política) con estructuras de poder socioeconómico muy extensas, como ocurrió con los contenidos en la Biblia -que dieron origen al judaísmo, el cristianismo y el islamismo- el Tao te King, el hinduismo y el budismo. Todos estos sistemas de creencias crearon códigos de conducta que datan de hace varios miles de años.

Sin embargo, no todos los mitos alcanzan esa complexión ni duran tanto tiempo. De hecho, la mayoría supervive en espacios limitados, ya sea porque desaparecen con sus creadores o porque son sustituidos o absorbidos por otros que están vinculados a sistemas económicos poderosos, como le ocurrió a los mitos prehispánicos que fueron sometidos al cristianismo colonial traído a México.

En su caso, el instrumento de fusión consistió en mezclar santos católicos con dioses indígenas que tenían atribuciones similares en cada región, donde conservaron su función utilitaria. A través de esta operación sincrética, por ejemplo, Tlaloc y Chac, dioses del agua nahua y maya, se convirtieron en San Juan Bautista o San Isidro Labrador; la diosa Tonantzin en la Virgen de Guadalupe y los dioses niños Tezcatlipoca y Jesús en el Niñopa de Xochimilco.

De acuerdo con los antropólogos Claude Lévi-Strauss y Branislaw Malinowski, y el historiador de religiones Mircea Eliade, los relatos mitológicos no son creaciones exclusivas del pasado sino también del presente, ya que dan expresión a la más específica y urgente de las necesidades del hombre después de la de supervivir: crear lenguajes analógicos por vía de la palabra, los sonidos y los materiales plásticos.

Es decir, los mitos son creaciones poéticas con las que el hombre intenta desviar y trascender su realidad cotidiana, la cual suele serle ajena, hostil o adversa. Son una búsqueda permanente con los mismos objetivos que tienen las artes, la magia, la tecnología y la ciencia.

En entregas posteriores de este mismo espacio se reproducirán algunos mitos prehispánicos supervivientes al sistema de creencias cristiano impuesto en el siglo XVI y mitos indígenas mexicanos creados en el pasado reciente. Los mitos son, en rigor, literatura oral.