PITIDO DEPORTIVO

Futbol profesional femenil

/facebook @twitter
Armando Archundia Téllez

La Liga Mexicana de Fútbol Femenil (LMFF o comercialmente conocida como Superliga) fue fundada en septiembre de 2007, tiene 24 equipos y es la primera división femenil de la Liga MX. Tiene la misión de organizar, promover e impulsar su deporte, con base en el uso de una estructura moderna y funcional.

Entre sus objetivos más inmediatos resaltan el brindar un trato personalizado, amable y humano a las jugadoras, entrenadoras, mentoras y directivas de futbol en los niveles amateur y profesional; ofrecerles alternativas innovadoras y competitivas para que se capaciten y satisfagan sus aspiraciones deportivas.

La Superliga ofrece también apoyo técnico a sus equipos para que generen “canteras” que en lo inmediato satisfagan las expectativas de vida y las necesidades de formación integral de sus integrantes, para que posteriormente contribuyan a la integración de selecciones nacionales que compitan a nivel mundial.

La LMFF nació originalmente con otro nombre: Liga Nacional de Clubes de Futbol Femenil (LNCFF) pero a partir del 2003 un grupo de directivos y entrenadores con larga trayectoria laboral en el futbol femenil tomó las riendas de aquella primera tentativa a fin de formular un nuevo proyecto de organización con un esquema de participación equitativa a partir de las recursos disponibles y metas más ambiciosas.

El futbol femenil en México se practica desde las décadas de los años 50 y 60, aunque la mayoría de los equipos estuvieron integrados con jugadoras aficionadas de los barrios más importantes de la capital de la República y otras ciudades.

En ese periodo hubo varias generaciones de brillantes futbolistas, entre las que se hicieron famosas Alicia “Pelé” Vargas y María Eugenia “Peque” Rubio, hermana de Sergio Rubio, el gran defensa del campeonísimo Cruz Azul de los años 70s. Ambas jugadoras formaron parte de aquella magnífica selección femenil que participó en los mundiales no oficiales que la FIFA organizó en 1970 y 1971 en Italia y México.

En esos mundiales la Selección de México obtuvo tercer lugar y subcampeón mundial respectivamente; y el gran furor que causaron las estrellas femeniles del balompié nacional pronto se vio apagado por las autoridades de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) al relegar la responsabilidad del conjunto nacional al sector amateur de este deporte, el cual no estaba desarrollado.

Años más tarde, el cinco de diciembre del año 2016, fue fundada la Primera División Femenil de México, conocida también como Liga MX Femenil, que es la principal liga de futbol profesional femenil en México. Está regulada por la FMF e integrada por 16 clubes de los 18 clubes de la Liga MX varonil, ya que Puebla y Chiapas declinaron su participación debido a que ambos equipos están en venta y en los últimos años han tenido demasiados problemas presupuestales, incluido entre ellos el pago de las nóminas de sus jugadores.

La Primera División Femenil de México tiene como misión primordial fortalecer el futbol femenino. En diciembre del año pasado, cuando surgió oficialmente, se advirtió que sus equipos tener 21 jugadoras de categoría sub 23, con cuatro elementos complementarios de menos de 17 años (Sub 17) y dos de categoría libre, pero todas deberán contar con nacionalidad mexicana. Los 16 equipos que compiten en ella son: América, Atlas, Cruz Azul, Guadalajara, León, Monterrey, Morelia, Necaxa, Pachuca, Querétaro, Santos Laguna, Tigres, Tijuana, Toluca, UNAM y Veracruz.